Desde que interpretara a Screech en la serie juvenil Salvados por la campana, la carrera de Dustin Diamond ha caído en picado. El actor norteamericano ha ido dando tumbos, con la producción de su propia película porno tras la falta de oportunidades profesionales en la industria del cine o diversos ingresos en la cárcel. Su última ocurrencia ha sido interpretar a Harvey Weinstein en el último videoclip de la banda de rock TENLo.

La actuación podría haber sido un buen intento para criticar abiertamente al productor denunciado por acoso y abuso sexual en Hollywood. Sin embargo, la actuación de Dustin Diamond es una burda forma de ganar notoriedad ante un público que ya no recuerda su trabajo. La caracterización del actor en Kill all the things deja bastante que desear, puesto que la única prueba fehaciente de que Diamond interpreta a Harvey Weinstein está en un rótulo que sale en los primeros segundos del vídeo publicado por la banda en YouTube.

En el videoclip de TENLo, Dustin Diamond aparece emborrachándose y drogándose en un bar hasta que, seducido por una mujer, termina subiendo a su habitación para acostarse con ella. La joven en realidad es una monja que acaba apuñalando al Harvey Weinstein ficticio en unas escenas bastante desagradables, que parecen destinadas únicamente a la promoción del grupo, su nuevo vídeo y la lamentable actuación de Dustin Diamond.

Ni el actor ni TENLo reflejan los horribles casos de abuso y acoso sexual protagonizados por el magnate cofundador de Miramax y The Weinstein Company, y la simple mención de Harvey Weinsten parece únicamente destinada a llamar la atención de los medios de comunicación y de la sociedad en general. Una iniciativa lamentable teniendo en cuenta la situación personal de decenas de mujeres que han denunciado el comportamiento de uno de los hombres más todopoderosos de Hollywood durante décadas.

Subirse a la ola de Harvey Weinstein con el único propósito de conseguir publicidad gratuita resulta patético en pleno 2017, un año marcado por movimientos como Me Too y Ni Una Menos, con los que las mujeres han denunciado el acoso, la violencia y el abuso que han sufrido en silencio durante años. Una situación que, en Hollywood, ha contado además con cómplices que miraron para otro lado encubriendo todo lo que sucedía. Razones suficientes como para lamentar el ridículo gesto de Dustin Diamond para acaparar de nuevo la atención mediática.