ell brown

Era noviembre de 2015 y Uber, en Estados Unidos, anunciaba su entrada en el sector sanitario. Primero en Florida, para luego pasar al resto de regiones del país norteamericano la realidad es que UberHealth era su primera incursión en el negocio. Con el objetivo de asistir a los pacientes en sus viajes a los hospitales y organizar las programaciones de sus visitas al médico, poco a poco fueron ampliando fronteras. A día de hoy se han convertido en un sustituto de la actividad de cientos de ambulancias en el país.

Y ahora Uber irrumpe en el sector sanitario

En un país en el que acudir al médico puede suponer el desembolso de cientos, si no miles de dólares, solicitar una ambulancia para una urgencia médica aumenta los costes a límites casi imposibles para muchos ciudadanos. Muchos seguros, incluso, no cubren ese transporte de emergencia. Es en este contexto donde se ha encajado Uber; los cuales, haciendo de sustitutos económicos en los transportes, liberan a las ambulancias para atender los casos de máxima urgencia.

Precisamente, un grupo de investigadores de la Universidad de Kansas ha estudiado el fenómeno de la inclusión de Uber en los procesos sanitarios. Tras el estudio de las tasas de ambulancias en 766 ciudades de Estados Unidos en 43 estados diferentes, y teniendo en cuenta los plazos de implementación de UberHealth, las conclusiones del estudio determinaron que las tasas de uso de ambulancias se reducían una media de un 7%, así como sus tiempos de cobertura. Además de consiguiente descenso de los gastos médicos por parte de los pacientes y un aumento de los tratamientos a ciertos pacientes que, de tener que llamar a un servicio de ambulancias, no hubiesen acudido a los centros médicos.

¿Y en Europa?

La realidad es que, afortunadamente, este nuevo sistema ha servido para desahogar el sistema sanitario de muchas regiones de Estados Unidos, pero su implantación en cualquier país de Europa, al menos con los que cuentan con un sistema de Seguridad Social, sería una debacle. No por el hecho en sí mismo, sino por el significado mismo del fracaso de las coberturas médicas públicas.

El taxi gana: Uber es oficialmente una compañía de transporte

Tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea la realidad es que caben pocas opciones para una diversificación de la actividad de Uber, tanto en España como en el resto de Europa.

Si bien es cierto que en momentos de alta necesidad el sector de los taxis ha cooperado para el transporte de los pacientes leves a los centros médicos, ningún enfermo queda fuera de la cobertura por no poder abonar las costas de su transporte. Le llegada de UberHealth sería el significado del fracaso de la Seguridad Social y el sistema público.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.