Tras 17 años, 10 como CEO de Google y siete como presidente ejecutivo de la junta directiva de Alphabet, Eric Schmidt ha anunciado que a partir del próximo mes de enero dejará su cargo en la empresa que ayudó a hacer crecer y que hoy en día es la segunda cotizada de Wall Street.

En adelante, fungirá como asesor técnico en ciencia y tecnología para el consejo de administración de Alphabet. Se espera que el nuevo presidente sea dado a conocer junto con los resultados financieros ese mismo mes, pero su sucesor no tendrá funciones ejecutivas como ocurre con Apple y Microsoft.

Schmidt, quien tiene 62 años de edad y es considerado una de las figuras más respetadas en la industria tecnológica, se unió a Google en 2001 como CEO. Una década después, su cofundador Larry Page asumió ese puesto en 2011. Cuando Google se reestructuró para formar Alphabet en 2015, Page se convirtió en su CEO. Desde entonces, Sundar Pichai ha estado a cargo de Google. Por su parte, Sergey Brin, también cofundador de Google, se enfoca en los proyectos estratégicos.

"Larry, Sergey, Sundar y yo creemos que es el momento adecuado en la evolución de Alphabet para esta transición. La estructura de Alphabet está funcionando bien, y Google y las otras apuestas están prosperando", explicó Schmidt en un comunicado. En su cuenta de Twitter resumió sus planes:

No puedo esperar para sumergirme en lo último en ciencia, tecnología y filantropía. Espero con interés trabajar con Larry y Sergey en nuestro futuro aquí en Alphabet.

Schmidt ha sido una pieza clave para el crecimiento de la compañía, por lo que este será el cambio más grande para Alphabet desde su reestructuración en agosto de 2015. En 2007, ocupó el primer lugar en la lista de PC World sobre las personas más importantes de la web, junto con Page y Brin. Es el primer multimillonario que ha hecho su fortuna con su salario y las acciones de una empresa sin ser fundador. Antes de entrar a la tecnológica de Mountain View, fue elegido por unanimidad presidente del consejo de administración de Apple en 2006. No obstante, renunció en 2009 para unirse a la compañía que ahora deja.