Advertencia: este artículo contiene spoilers de Star Wars: Los Últimos Jedi.

Con el esperadísimo octavo episodio ya en los cines, ya se cuentan por millones los espectadores que han acudido a su cita con Rey, Kylo, Finn y compañía. Como os contamos en Hipertextual, Star Wars: Los Últimos Jedi es una obra ciertamente irregular, con una primera mitad algo pausada y deslavazada pero termina alzando el vuelo con mucha intensidad y sorprendiendo de muy diversas e inesperadas maneras.

Por ello mismo, por el valor y el riesgo de Rian Johnson en este octavo episodio, son varios los interrogantes y dudas que quedan al terminar el visionado. Hemos elegido cinco de los más comunes para aclarar, en la medida de lo posible y lo que esté en nuestra mano, qué ocurre realmente en Los Últimos Jedi y qué puede suponer el futuro de la franquicia.

El verdadero origen de Rey

La otra gran cuestión que planteó la primera película era la relacionada con el origen de Rey, la carismática protagonista de esta nueva aventura. Corrieron ríos de tinta y se enunciaron decenas de teorías, yendo desde la posibilidad de ser la hija de Luke o Han Solo y Leia hasta de Obi-Wan Kenobi o incluso una suerte de clon de algún Jedi pretérito. De hecho, la primera mitad de Los Últimos Jedi vemos a un Luke muy insistente y curioso por saber el verdadero origen de Rey, a un Kylo que le asegura saber cuáles son sus padres y lo que ello supone y a la propia Rey, ansiando saber más.

Luke no resuelve ningún misterio y Rey, en su búsqueda por encontrar su identidad, tampoco consigue respuesta alguna. Es Kylo el que, justo tras la muerte de Snoke y en un momento de conflicto entre ambos personajes, afirma que los padres de Rey son "unos chatarreros que, seguramente, la venderían a cambio de sus próximas bebidas". ¿Es Rey un personaje sin unos antecesores relevantes en la franquicia? ¿Su conexión con la fuerza no está ligada a que forme parte de una familia de tradición Jedi o Sith? Podría ser y, de hecho, sería una novedad dentro de la franquicia (al final, parece que todo en la galaxia gire en torno a la familia Skywalker) pero es extraño que se gasten cartuchos como este de forma tan precipitada.

Tiempo atrás, Rian Johnson y J.J Abrams afirmaron no tener un plan trazado, a nivel de guión, de cara a desarrollar las tres películas si no que preferían trabajar con unas ideas y destinos fijos y, a raíz de eso, ir improvisando. Una opción muy probable es la de que Kylo Ren esté mintiendo a Rey (y al espectador) mientras, en este caso Abrams y Chris Terrio, deciden el verdadero origen del personaje. Podría ser también, faltaría más, que éste ya esté decidido y Kylo mienta para perturbar a Rey (recordemos, están manteniendo una conversación en la que mantienen posturas opuestas) y su verdadero origen se desvele en el episodio IX. O, como decimos, podría ser, simple y llanamente, la hija de dos chatarreros. El tiempo lo dirá.

¿Quién era Snoke?

Una de las grandes incógnitas que nos dejó J.J Abrams tras el episodio VII y que ha dado pie a mil teorías y elucubraciones por parte de los aficionados. El Líder Supremo de la Primera Orden apenas mostraba unos rasgos de su personalidad, del todo oscura y malvada, en la película anterior y hacía pensar que atenderíamos al desarrollo de su personaje de cara a la conclusión final en el episodio IX. Pero entonces llegó la muerte, para muchos inesperada y anticlimática, a manos de Kylo Ren.

Y así se esfuma el que parecía el gran villano de esta nueva generación, sin ni siquiera saber quién es realmente, de dónde viene, cómo consiguió alzarse como Lider Supremo de la Primera Orden o a qué se debía su desfiguración física. Andy Serkis, intérprete del personaje, afirmó que éste no era un Sith pero en Los Últimos Jedi podemos ver a un Snoke con un potentísimo poder que le permite mover y golpear a alguien estando en otra habitación o conectar las mentes, a través de la galaxia, de dos usuarios de la fuerza. ¿Cómo se ha podido malgastar el cartucho de Snoke de esta manera? Es un movimiento arriesgado y plausible que, eso sí, queda emborronado por el nulo desarrollo y trasfondo del personaje. No sabemos nada de Snoke y, de nuevo, parece que tocará esperar a próximo contenido de la franquicia, como libros o cómics, para aprender más.

¿Luke Skywalker está realmente muerto?

Todos los aficionados de Star Wars esperábamos con ganas el noveno episodio por volver a ver de nuevo en pantalla al Luke Skywalker de Mark Hamill. Faltaba saber si nos encontraríamos a un Jedi reacio a tomar una nueva Padawan o alguien con ansias de venganza y, de hecho, nos encontramos a un Luke que se sitúa en una zona gris y que desmitifica la figura de los Jedi y la suya propia. Tanto él como el propio Yoda repiten en varias ocasiones que "los Jedi deben desaparecer" pese a que, eso sí, él mismo afirma antes de desaparecer que "los Jedi no morirán mientras Rey siga viva".

Al final de la película, en la confrontación entre el Imperio y la Rebelión en el planeta de Crait, vemos como Luke Skywalker hace acto de presencia. Eso sí, se le nota cambiado y es que vemos a un Luke con una barba y un pelo distintos y una vestimenta que no habíamos visto en el resto de la película. Así, tras una conversación con Leia, éste pasa a enfrentarse a Kylo Ren y hace alarde de su agilidad y templanza en combate. Pero, como muchos de los espectadores ya habrían imaginado a esas alturas, el Luke que vemos no es más que una proyección del verdadero, que se encuentra en la isla de Ahch-To en plena meditación. Tras ganar un poco de tiempo para la Rebelión, vemos como el gran esfuerzo causa estragos en Luke y tras caer rendido, termina desapareciendo. Pese a que la terminología oficial bautiza lo que vemos como "hacerse uno con la fuerza" sí es cierto que, sobre el papel, Luke Skywalker ha muerto.

Ahora bien, igual que en esta película nos reencontramos con Yoda, podríamos hacer lo propio con Luke en el episodio final de la trilogía. Éste podría seguir tutelando a Rey en su forma de Fantasma de la Fuerza y aprovechar a un Mark Hamill que, al menos en Los Últimos Jedi, borda el papel.

¿Leia puede volar? ¿Qué pasará con ella?

Es una de las escenas más polémicas y criticadas de la película vemos como Leia, inconsciente y flotando en el espacio tras el bombardeo del Imperio, comienza a volar/levitar de vuelta a la nave sin apenas un rasguño. En la saga siempre se afirmó que Leia tenía cierta conexión con la Fuerza pese a que nunca hiciera uso de tales poderes en las películas. Ahora, Rian Johnson decidió mostrar dicho lado de la líder de la Rebelión y evidenciar que, además de la conexión mental que se vería posteriormente con Luke, la Fuerza le permite volar o flotar para seguir a salvo.

En cuanto al devenir de la princesa galáctica tras el triste fallecimiento de Carrie Fisher, es difícil saber qué ocurrirá. Es conocido que Fisher no rodó ningún tipo de escena para el episodio IX y que la intención de Disney es no recrearla digitalmente. Así pues, tras el final de Los Últimos Jedi, lo lógico es pensar que, simplemente, se hará referencia a la muerte de la princesa, ya sea en el texto de apertura o en la propia película. Una auténtica pena que el personaje más importante de la vida de Carrie Fisher vaya a tener un final fuera de pantalla.

¿Quién es el niño de la escena final?

Al contrario que en el resto de la película, donde Rian Johnson opta por la sobrexposición de lo que ocurre en pantalla, la escena que cierra el film tiene un movimiento sutil del que muchos podrían no haberse percatado. En ella vemos como, después de que la criatura alienígena y malcarada riña a los niños que juegan y emulan la historia de Luke Skywalker, uno de ellos se pone a barrer el exterior del recinto donde parecen vivir. ¿El detalle importante? En lugar de coger la escoba de modo tradicional, el niño la atrae hacia sí con la Fuerza. Segundos después vemos como el niño porta consigo el anillo de la Resistencia que previamente le había mostrado Rose Tico, el personaje interpretado por Kelly Marie Tran.

Así pues, lo que esto parece evidenciar es que ni siquiera Rey es la última Jedi viva. Al menos, potencialmente. Ahora, con las muertes de Luke Skywalker y Snoke, ella y Kylo Ren son los máximos (y podrían parecer únicos) usuarios de la Fuerza de ambos bandos pero puede que, como el niño que protagoniza la última escena, haya más jóvenes con capacidades para hacer uso de la misma y, por qué no, terminar siendo los futuros Jedi o Sith de la galaxia. Además, en otro de los detalles fácilmente omisibles del tramo final, podemos ver como las antiguas escrituras Jedi se encuentran en uno de los cajones del Halcón Milenario. Al contrario de lo que pudiera parecer tras el incendio provocado por Yoda y Luke, Rey podría haberlos conseguido y, en el futuro, utilizarlos para tutelar a una nueva hornada de usuarios de la Fuerza.