No es solamente Hollywood, TED ha estado luchando durante años contra acusaciones de acoso sexual, informó The Washington Post (WP). Se trata de al menos cinco personas que aseguran haber sido hostigadas o agredidas sexualmente durante la conferencia del pasado mes de abril y al menos dos empleados que denunciaron casos de acoso sexual dentro de las oficinas de la compañía en 2014.

De acuerdo con correos electrónicos de la organización obtenidos por el medio estadounidense WP, Tom Rielly, director de las asociaciones de TED, y Chris Anderson, director de TED, han discutido las acusaciones de algunos empleados contra otros miembros del personal. Uno de los percances habría ocurrido en un bar y el otro durante la conferencia principal de TED este año en Vancouver.

Nilofer Merchant, una autora y ex ejecutiva de Apple, relató que en abril pasado uno de los asistentes de la conferencia a quien conocía desde hace tiempo presionó su erección contra ella en un bar, por lo cual pidió ayuda a una amiga que estaba cerca. En una entrevista dijo lo siguiente:

En ese momento incómodo, tratas de no hacerlo un problema. Estoy tratando de pasar mi tiempo en TED, para lo cual pagué $10.000 [dólares] para acudir, platicando con personas sobre sus ideas y no preocuparme por el tipo con una erección presionada contra mí.

El mismo sujeto se acercó a dos de sus amigas cuando estaban conversando con una joven y dijo: "Oh, tres mujeres negras juntas. ¿Qué debería hacer con eso?". Tras informar sobre los incidentes al personal de TED Talks, le indicaron que el hombre en cuestión había sido expulsado.

"Nos alarmó lo que escuchamos e inmediatamente realizamos investigaciones completas para comprender el contexto y el impacto de lo que había sucedido", escribió TED en su blog en respuesta a la publicación de WP, y añadió:

Como resultado, se le pidió a un hombre que abandonara la conferencia de inmediato y un segundo fue excluido. Estos dos hombres fueron la fuente de las cinco quejas y no regresarán a TED.

Nishat Ruiter, la asesora general de TED, comenta en los mails que a ella también la habían "tocado inapropiadamente" pero que lo había dejado pasar. Asimismo, que había recibido quejas similares por parte de las asistentes a la conferencia en Vancouver y que le costaba creer que TED estuviera abordando el tema de manera efectiva: "Claramente, no estamos haciendo lo suficiente".

El acoso sexual no es un problema nuevo en las conferencias de TED, señaló Merchant, quien en 2013 dio una plática que fue vista por 3 millones de personas y considera que la única diferencia cuatro años después es que ahora se están compartiendo estas historias.

Las acusaciones de acoso en las oficinas de TED

Jordan Reeves, quien trabajó en la Oficina de Cultura de la organización de 2010 al 2014, aseguró en un post en el Huff Post que Rielly le hizo un comentario lascivo sobre sus genitales durante una fiesta de la empresa. Además, que era muy común que el ejecutivo contara chistes explícitos en la oficina y que incluso llegó a decirle que su "trasero se veía bien" con pantalones de mezclilla. También señaló que otros de sus ex compañeros se sentían acosados en el trabajo.

"Todos nos sentimos conflictuados: ¿contamos nuestras historias y nos arriesgamos a perder nuestro trabajo en TED y a la comunidad que rodea a TED que tanto amamos, o seguimos adelante y lidiamos con ello de la mejor forma que podemos?", escribió Reeves.

Reeves denunció el comportamiento inadecuado de Rielly ante Anderson y otro ejecutivo, a quienes dijo que si las cosas no cambiaban sistemáticamente, se iría de la empresa. Tal como hizo seis meses después, sobre lo cual TED expresó: "En efecto hubo una partida de un empleado que estaba infeliz en 2014, pero no es correcto que la situación no haya sido investigada. Creemos que fue tratada apropiadamente.

En 2014, TED ofreció unos 31.000 dólares a una joven que trabajaba en uno de sus equipos de marketing digital para resolver un caso de acoso sexual. En la denuncia realizada en mayo de ese año que también obtuvo WP, el abogado indica a Anderson que el jefe de la víctima le había preguntado en repetidas ocasiones sobre su vida sexual. Tras denunciar su comportamiento inadecuado, el jefe le quitó algunas de las cuentas que ella había desarrollado. Asimismo, el documento señala que TED inicialmente le había pedido a la mujer que siguiera trabajando para la misma persona.

Los ejecutivos discuten en los correos cuál sería la postura de TED en caso de darse a conocer públicamente los alegatos de acoso sexual en la organización, tanto en la conferencia como en sus oficinas. Al respecto, curiosamente fue Rielly quien escribió a sus compañeros que el primer paso para atender la situación sería:

Admitir que tenemos un problema serio.

TED se suma así a la larga lista de recientes acusaciones sobre acoso sexual en el trabajo. Entre ellas destacan casos como el del productor Harvey Weinstein, los directores Brett Ratner y James Toback, así como los actores Kevin Spacey o Ed Westwick.