Es difícil destacar en una recta final de año repleta de videojuegos sobresalientes pero Electronic Arts lo está consiguiendo. Al cierre de Visceral Games y el cambio de rumbo en el desarrollo de su videojuego de Star Wars le siguió la compra de Respawn Entertainment y, ahora, la polémica relacionada con los micropagos y las cajas de loot en Star Wars Battlefront II. Aunque, eso sí, esto era algo que venía temiéndose desde la beta abierta que tuvo lugar hace unas semanas.

Ya entonces la política de transacciones ingame adoptada por Electronic Arts y DICE sirvió para abrir la caja de los truenos: Battlefront II parecía, a todas luces, un videojuego pay to win en su vertiente multijugador; es decir, que aquel jugador que pagara por esas cajas de loot (en el caso de Battlefront II todo gira en torno a las cartas estelares), tendría ventajas evidentes con respecto a los que no lo hicieran. Desde desbloqueos tempranos de ciertos personajes, armas o vehículos hasta mejoras para todos ellos y, en general, un modo de adulterar la progresión del videojuego.

La crítica del público llevó a que Electronic Arts y DICE confirmaran que estaban trabajando en revisar y equilibrar su sistema de micropagos, con decisiones como bloquear ciertas mejoras y desbloqueos hasta que el jugador alcance cierto nivel. El sistema de progresión seguía sin ser el mejor, por el problema de base, pero todos pensábamos que la enorme polémica habría servido para suavizarlo y, en definitiva, ofrecer un producto mejor y más justo para con el jugador. Ahora, a raíz de la publicación de la versión de Origin Access y EA Access (que, recordemos, es idéntica al juego final y limita el uso a diez horas) la cosa no pinta demasiado bien.

Entre muchas quejas y muestras de inconformidad con el sistema de progresión y micropagos (entre ellas, se ha llegado al vergonzoso y deleznable límite de insultar y amenazar a los desarrolladores del título), un vídeo en el que se demostraba que invertir 80 dólares en cajas de loot aportaba ventajas claras e indiscutibles o un post en Reddit en el que un usuario publicaba sus cálculos sobre el tiempo de juego necesario para desbloquear a Darth Vader y Luke Skywalker sirvieron como mecha del resurgir de la polémica. Y es que, en el estado actual del juego (parece ser que en los eventos preview las cifras era hasta seis veces menores), harían falta 40 horas de juego para desbloquear a dichos personajes si no tenemos intención de invertir más dinero.

Ahora bien, los cálculos no son del todo exactos y tal y como muchos han especificado, los retos y desafíos del juego también reportan créditos, reduciendo considerablemente el tiempo necesario. Eso sí, la experiencia no deja de tirar hacia el grinding sin ningún disimulo.

La respuesta por parte de EA fue, en parte, la esperada: hablan de un interés por las recompensas a largo plazo y, sobre todo, recalcan que uno de sus objetivos es retocar y equilibrar el sistema en base a los datos y opiniones de sus jugadores. Quizá sea el hecho de destacar esa "satisfacción" que buscan provocar en el jugador al desbloquear héroes, tras excesivas horas de juego, lo que ha llevado a que la respuesta de la compañía sea el comentario con más votos negativos de la historia de Reddit. Casi nada.

Al final, el problema es más que evidente y es uno del que se viene hablando durante semanas: las cajas de loot y el modelo de negocio abusivo. Mientras que en títulos como Overwatch o algunos Call of Duty (como World War 2, por ejemplo) éstas no aportan más que contenido estético y que no influye en el gameplay, en Star Wars Battlefront II son una pieza nuclear de la experiencia, la progresión y mejora de nuestros soldados, armas y vehículos. Y, evidentemente, la tacañería a la hora de y los altos costes se sienten como una evidente barrera que, de un modo u otro, busca reconducir hacia los micropagos y generar ingresos a largo plazo.

Es algo que, guste o no, venimos viendo con asiduidad durante esta generación pero que pocas veces ha estado tan íntegramente ligado al sistema de progresión del título. Al final, pese a los retoques y modificaciones, Star Wars Battlefront II es un videojuego en el que aquel usuario que pague tendrá evidente ventaja, más o menos clara dependiendo de su suerte, con respecto a aquel jugador que no haga ningún desembolso adicional. Lo peor, después de todo, es que DICE supo corregir y enmendar los errores del primer Battlefront (en este caso a nivel de contenido) y EA tomó la agradecida decisión de ofrecer gratuitamente todo el contenido adicional (mapas, personajes, etc.) pero, al final, prácticas como los micropagos serán el principal talón de Aquiles del nuevo título.