Puede que Splatoon 2 haya pasado algo desapercibido en el calendario de lanzamientos de Nintendo Switch, debido casi seguro a codearse con clásicos instantáneos del medio como Breath of the Wild o Super Mario Odyssey. Pese a todo, su éxito comercial es más que notable (solo en Japón supera los 4 millones de unidades vendidas) y Nintendo sigue apoyando el que es uno de los pilares de su vertiente más enfocada al multijugador competitivo. Así lo demuestra el apoyo post-lanzamiento, igual de concienzudo que con la primera entrega.

La primera, programada para el próximo 24 de noviembre, añadirá contenido de todo tipo y, por fin, mejoras que la comunidad lleva meses pidiendo; llegarán 140 nuevas prendas de equipamiento, 4 nuevos peinados, nuevos temas musicales de dos grupos debutantes, Bottom Feeders e Ink Theory, y cuatro nuevos mapas que se irán añadiendo progresivamente: Ultramarinos Orca, Galería Raspa, Almacén Rodaballo y Plazuela del Calamar. Asimismo, el modo Salmon Run también recibirá un nuevo escenario, bautizado como Ensenada Ahumada.

Además, Nintendo aumentará el nivel máximo hasta el 99 e incorporará algo parecido al sistema de prestigio de Call of Duty, en el que poder reiniciar al alcanzar el rango más alto y empezar con un distintivo en forma de estrella (Nivel ★1). Se añadirá también, al fin, la posibilidad de cambiar nuestro equipamiento sin salir de la sala de espera y, pese a que no se han especificado, los amiibo incorporarán nuevas funcionalidades.

Primeras impresiones de Splatoon 2: más de lo mismo, ¿es suficiente?

Más adelante, en diciembre, será cuando Splatoon 2 reciba un nuevo modo competitivo, bautizado como Asalto Almeja, que consistirá en recolectar el mayor número de almejas y encestarlas en la canasta rival. Dichas almejas estarán repartidas por el mapa y las canastas estarán protegidas por una barrera que podrá destruirse más fácilmente gracias a la Superalmeja, un objeto obtenible al alcanzar los diez primeros puntos de la partida.