Al final, Carlos Slim ha salido ganado. La Tarifa de Cero de interconexión, que permitía a las operadores como Movistar y AT&T no pagar por el uso de la infraestructura ni por las instalaciones de interconexión de Telcel, ha sido revocada por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT). A partir del 1 de enero de 2018, las compañías telefónicas deberán pagar una tarifa para utilizar la infraestructura de América Móvil.

Por minuto de interconexión, Telcel y AT&T deberán pagar 0.028562 pesos, mientras que para los SMS se les cobrará 0.007269 pesos por mensaje. El servicio de originación del Servicio Local en usuarios fijos tendrá un costo de 0.003092 pesos por minuto y los servicios de tránsito 0.003809 pesos.

La Tarifa Cero de interconexión entró en vigor después de que se aprobara la ley de telecomunicaciones que obligaba a empresas preponderantes, las que tienen más del 50% del mercado) a no cobrar a las demás operadoras por el uso de su infraestructura.

Esta ley fue declarada inconstitucional por la Suprema Corte de Justicia de la Nación mexicana el pasado mes de agosto y le otorgó la responsabilidad al IFT para tomar la decisión final.

A pesar de que la decisión no tuvo efectos retroactivos y los competidores de Telcel no debían pagar las tarifas desde que se estableció la Tarifa Cero en 2014, la operadora más grande de México ha conseguido acabar con la ley que, según la compañía, eliminaba su derecho a la recuperación de costos y a la estabilidad económica.