En los meses previos al lanzamiento del Pixel 2 XL se especuló mucho sobre la posibilidad de que HTC fuera quien fabricara ambas variantes del teléfono de Google. Pero conforme nos acercábamos a la ventana de lanzamiento, esa especulación fue desvaneciéndose en favor de LG, quien finalmente manufactura el mayor de los dos Pixel.

No obstante, según han podido conocer en el portal estadounidense The Verge, las tempranas especulaciones sobre HTC y el Pixel 2 XL eran, en realidad, ciertas. El fabricante asiático estuvo trabajando en un Pixel 2 XL de cara a esta segunda mitad de año, pero Google, finalmente, acabó decantándose por la variante de LG.

Aquel Pixel 2 XL, pese a la negativa de Google, no fue desechado. HTC reutilizó toda la ingeniería y circuitería para hacer real el nuevo U11 Plus, que HTC desveló esta misma mañana.

Las diferencias entre el Pixel 2 XL y el U11 Plus, tal y como indica Vlad Savov en The Verge, son más que evidentes: comparten el mismo tamaño de pantalla, la misma resolución y unas dimensiones muy cercanas. También integra un lector de huellas en una ubicación similar y una gran batería capaz de nutrir durante horas al resto del hardware.

De haberse decantado por la opción de HTC, Google habría esquivado, muy probablemente, la mala prensa que está recibiendo el Pixel 2 XL a raíz de su pantalla OLED. Y es que el U11 Plus monta un panel IPS perfectamente calibrado y libre de los clásicos errores que el OLED, en algunas de sus variantes, sigue mostrando.

Otra opción podría haber sido montar un panel OLED de Samsung, algo que HTC ya hace con el Pixel 2 "normal". Este modelo pequeño, a diferencia de su hermano mayor, no se ha visto envuelto en polémica debido a la calidad de su pantalla —los paneles OLED de Samsung son, generalmente, mejores que los de otras compañías—.