El juez de instrucción de La Seu d'Urgell ha concluido la investigación por el presunto delito de estafa del caso Nadia y dará hoy traslado a las partes (Fiscalía, las dos acusaciones particulares y las dos defensas) para que se pronuncien sobre la valoración de los indicios y digan si acusan o solicitan el archivo de la causa. Según ha confirmado Hipertextual, los padres de la menor habrían recaudado algo más de 1,11 millones de euros en donaciones que pidieron a través de los medios de comunicación a lo largo de ocho años.

Fernando y Margarita, los progenitores de la niña aquejada de una enfermedad rara llamada tricotiodistrofia, explicaban en actos benéficos y en sus numerosas intervenciones en la televisión, la radio y los periódicos que necesitaban diferentes cantidades económicas para sufragar una supuesta operación genética a través del cerebro. Según su versión, un cirujano llamado Edward Brown iba a realizar el tratamiento en un hospital de Houston, después de que el progenitor de la menor, de acuerdo con sus afirmaciones, acudiera a Afganistán "en medio de las bombas" a buscar a un especialista en tricotiodistrofia.

Tal y como sospechó inicialmente Josu Mezo en su blog Mala Prensa y demostraron sendas investigaciones publicadas primero por Hipertextual y luego por El País, la historia construida alrededor de Nadia estaba plagada de falsedades e inverosimilitudes. Por desgracia, la enfermedad rara que padece la niña no tiene cura y no existe ningún médico llamado Edward Brown que tenga relación con los científicos premiados con el Nobel de Medicina de 2013 ni que esté especializado en tricotiodistrofia. Además, ningún hospital de Houston realiza la falsa terapia para la que recaudaron más de 1,1 millones de euros en donativos a través de sus cuentas bancarias, afirmando que su hija estaba en "riesgo de muerte inminente".

caso nadia
Fuente: Pixabay.

Según el auto del juez de instrucción, "no se ha acreditado gasto médico privado por parte de los investigados que exceda de los 4.000 euros". Aunque los padres de Nadia han defendido que las cantidades económicas solicitadas se destinaban a clínicas y doctores privados, "los investigados no han podido aportar un solo dato que haya permitido a este instructor acreditar su existencia". Por el contrario, sí se ha confirmado durante la instrucción que la menor padece una enfermedad rara de origen genético, que no cuenta con ningún tipo de cura y que tampoco genera ningún riesgo de muerte inminente. Según el magistrado, "no ha quedado acreditado que los investigados tuvieran ingreso alguno, más allá de las donaciones recibidas".

Tras la investigación realizada durante casi un año y el análisis de las cuentas bancarias, el juez sostiene que hubo "una clara utilización de las mismas para costear la vida de los investigados". La mayor parte de las donaciones obtenidas habrían sido empleadas, según afirma el auto, en compras en centros comerciales, viajes, restaurantes y gastos ordinarios, así como en la adquisición de un Ford Mondeo, el vehículo de la pareja. Es decir, los padres de Nadia "habrían recaudado un total de 1.111.317,55 euros en donativos a través de cuentas bancarias, desconociéndose la cantidad recaudada en efectivo. De esa cantidad, únicamente quedan 313.748 euros bloqueados en cuentas bancarias. Es decir, ambos progenitores, habrían dispuesto de 792.417,16 euros", según el auto. Los hechos relatados, prosigue el juez, son constitutivos indiciariamente de un delito de estafa agravada.

El final de la instrucción del procedimiento judicial en el que los padres de Nadia están investigados por un presunto delito de estafa llega después del archivo de la causa abierta contra ellos por los supuestos delitos de tenencia de pornografía infantil y exhibicionismo. La Audiencia Provincial de Lleida finalmente dio la razón a Fernando y Margarita e invalidó el auto de apertura del juicio oral, al entender que no había indicios de delito en las imágenes encontradas en un pendrive por los Mossos d'Esquadra.