jabalí despeñado

"Malnacidos los hay en todas partes, en el mundo rural y en el urbanita, aquí os dejo un claro ejemplo del desapego que hay a la fauna salvaje", decía el ecologista Marcos López Rúa en su cuenta de Facebook, cuando compartió un vídeo en el que se ve a unos excursionistas despeñando a un jabalí vivo y aparentemente herido en el corazón de los Picos de Europa. Las durísimas imágenes, compartidas miles de veces y que han copado decenas de titulares, tuvieron lugar en la parte asturiana de una de las rutas de senderismo más conocidas de España, según confirmó al diario El País el director del Parque Nacional.

Según se aprecia en las imágenes, tres excursionistas pinchan al jabalí hasta que consiguen tirarlo ladera abajo, mientras el resto del grupo les jalea. El animal, lejos de defenderse o huir, resiste como puede las embestidas hasta que cae despeñado, lo que parece sugerir que está herido. "Ya está", se escucha al final del vídeo. Tras la publicación de las imágenes, el Seprona de Asturias se ha hecho cargo de la investigación, aunque la baja calidad del vídeo del jabalí despeñado dificulta por el momento la identificación de los excursionistas que arrojaron al animal salvaje herido. PACMA, que ha compartido la secuencia en su cuenta de Twitter, ha rechazado la escena y ha lamentado que los autores de la agresión puedan quedar impunes.

El delito de maltrato animal está tipificado en el Código Penal, aunque su redacción se refiere a "un animal doméstico o amansado, un animal de los que habitualmente están domesticados, un animal que temporal o permanentemente vive bajo control animal o cualquier animal que no viva en estado salvaje". Es decir, según explica a Hipertextual el abogado penalista José María de Pablo, "el delito de maltrato animal solo castiga el maltrato a animales domésticos o que no vivan en un estado salvaje". A juicio del jurista, los hechos sucedidos en plena ruta del Cares no son perseguibles penalmente.

"Las comunidades autónomas cuentan con leyes administrativas que sancionan también el maltrato animal, pero en principio solo sancionan el maltrato a animales salvajes cuando se trata de especies protegidas", comenta de Pablo, profesor de Derecho en la Universidad de Navarra. En el caso de Asturias, lugar donde sucedieron los hechos, la normativa en vigor incluye la Ley 13/2002, de 23 de diciembre, de tenencia, protección y derechos de los animales, que solo se refiere a los "animales salvajes domesticados" y a los "animales salvajes en cautividad". Según el Observatorio de Justicia y Defensa Animal, "la mayoría de las leyes autonómicas dejan fuera de su articulado a la fauna salvaje que viva en su hábitat natural en libertad".

El vídeo viral del jabalí despeñado ha causado una gran conmoción e impotencia por la crueldad que muestran hacia el animal. Por el momento el Seprona investiga los hechos por si pudieran ser sancionados administrativamente. La propia Guardia Civil compartió en su cuenta de Twitter un mensaje criticando lo sucedido y pidiendo que no se difundieran las imágenes. Los hechos acaecidos en la ruta del Cares, en pleno corazón del Parque Nacional de los Picos de Europa, no serían a priori perseguibles por la vía de lo penal, lo que ha llevado a las organizaciones ecologistas y en defensa de los animales a pedir un endurecimiento de las penas para que este tipo de acciones sean castigadas.