Pexels
En medio de un auge de acusaciones por [acoso](https://hipertextual-launch.newspackstaging.com/tag/acoso-sexual) o [abuso sexual](https://hipertextual-launch.newspackstaging.com/tag/abuso-sexual) en todo el mundo, **José Luis Sariego**, un **abogado** familiar de Sevilla, **ha lanzado iSex**. Se trata de una aplicación para [Android](https://hipertextual-launch.newspackstaging.com/tag/android) que **busca evitar posibles denuncias falsas de agresión sexual** al permitir enviar, recibir, almacenar y exportar el consentimiento mutuo de ambas partes antes de tener relaciones sexuales. La polémica aplicación **surge a la vez que en Pamplona se lleva a cabo el juicio contra «La Manada»**, cinco jóvenes acusados de violar a una chica, que entonces tenía 18 años, el 7 de julio del 2016 durante los sanfermines. De acuerdo con datos de la Fiscalía General del Estado de hace unos meses, entre 2009 y 2016, solo 79 de las más de un millón de denuncias interpuestas por violencia sexual fueron falsas. Eso significa que **los casos que iSex buscaría prevenir son un 0.000079% en ocho años**. En tanto, nuevos datos del Ministerio del Interior de **España** indican que **a diario tres mujeres presentan una denuncia por violación**; una cada ocho horas. **iSex pide a las personas su firma digital, nombre y correo electrónico como un registro de dicho «permiso»**. Los consentimientos son intercambiados a través de [Bluetooth](https://hipertextual-launch.newspackstaging.com/tag/bluetooth) y pueden enviarse a quienes no tengan la app. **La idea es que esta firma electrónica sirva como evidencia de que no hubo una violación** para posteriormente exculpar al presunto acusado. No obstante, Sariego y su equipo **no especifican si los consentimientos tienen algún tipo de validez legal**. Es decir, ni siquiera garantiza su principal objetivo. Más que plantear una **»solución» al bajísimo, casi nulo, porcentaje de acusaciones** de acoso o abuso sexual **falsas**, lo que **iSex pone de relieve es la falta de educación sexual** que persiste en la sociedad. Además, **no tiene un mecanismo para asegurar que la firme se realice de forma voluntaria**. Por otro lado, **tampoco contempla si una de las partes dijera «no» luego haber firmado** y eso no quedara registrado. Y, lo más grave, **en el caso de una violación, el agresor podría desestimar la acusación de su víctima** con la supuesta «evidencia» de la app. Es el mismo debate que se plantea en los abusos sexuales dentro de un matrimonio. Tras el inmediato **rechazo de miles de internautas** en las redes sociales, **[Google](https://hipertextual-launch.newspackstaging.com/tag/google) eliminó de su [tienda](https://hipertextual-launch.newspackstaging.com/tag/google-play)** la «infame» aplicación que nadie necesita.