Google quiere evitar que los curiosos ojeen el contenido de tu móvil mientras vas en el metro, en el autobús y en definitiva en cualquier espacio público, y lo quiere hacer utilizando algo que ahora está en boca de todos: el reconocimiento facial. Son dos investigadores de Google los que están poniendo en marcha un sistema que permite ocultar nuestra información a ojos curiosos, y lo cierto es que su funcionamiento es bastante transparente.

La función es experimental, y lógicamente no cuenta con los sensores de reconocimiento del nivel del iPhone X, pero da el pego: utilizando la cámara delantera para detectar al propietario de contenido, esta función lo que hace es vigilar el entorno para avisar al usuario cuando alguien está observando su móvil, una persona no reconocida.

De momento no es nada elegante, y lo único que hace es utilizar un sistema de aviso similar al emoji vomitando de Snapchat, pero es increíblemente funcional, aunque lo que se busca es que sea transparente y sutil para el usuario, de forma que cuando detecte a alguien observado el contenido de forma indebida, apague la pantalla, por ejemplo.

A día de hoy solo muestra una alerta, pero lo cierto es que es el único sistema basado en esta tecnología, que se puede integrar en cualquier sistema actual y que no depende de otras opciones externas de hardware (como los filtros físicos que limitan el ángulo de visión)