La noticia caía entre el furor y el silencio incómodo: Charles Manson, el cruel y polémico asesino en serie, instigador de la famosa matanza de Sharon Tate y sus invitados, moría a causa de un estado de salud grave. Y, esta vez, la noticia va en serio. Ya en enero, describían las agencias, el criminal había sido hospitalizado por una hemorragia interna y otras dolencias no específicas. Pero esta no sería la primera vez que Manson muere.

Las otras 'muertes' de Charles Manson

El veintiocho de agosto de 2015, United Media Publishing hacía "una de las suyas", dando la nueva de que Charles Manson había muerto. La información no tardó en correr por cielo y tierra, quemando las redes: el quince de septiembre la falsa noticia era trending topic. Según esta, el cuerpo sin vida de Manson había sido encontrado a las dos de la mañana de aquel día de agosto.

Por descontado, la causa de la muerte era desconocida y se anunciaba una rueda de prensa al respecto. Excepto porque todo esto nunca ocurrió. El mutismo con el que las autoridades han tratado de mantener al polémico criminal durante todo este tiempo jugó una mala pasada. Pero atención, que no era la primera muerte de Manson.

En 2014, otro hoax describía cómo el asesino había tratado de prenderse fuego a sí mismo (una noticia de la que apenas quedan restos en las vastas llanuras de Internet). Esta noticia, probablemente, sería una malversación de la vez que, de verdad, Manson fue atacado y prendido por otro convicto con quien había discutido.

El caso de Jan Holmstrom fue famoso en el 84, pero desde entonces, poco a poco, las noticias violentas sobre Manson fueron descendiendo en número e intensidad. Pero ahí no queda la cosa. Como todos los personajes que revuelven las tripas y la conciencia de la sociedad, Charles Manson ha contado con otras noticias falsas a su alrededor.

Más noticias falsas

¿Sabíais que Charles Manson trató de ser un miembro más de los The Monkees? Probablemente recordaréis que el grupo, surgido de la comedia homónima, hizo una audición en la que se contó con más de 400 personas, entre las que estaba Manson que, según afirman varias fuentes, tenía cierto talento musical como guitarrista. Y es cierto que sabía tocar la guitarra, como alguna vez ha comentado Stephen Desper y Dennis Wilson, de los Beach Boys.

Pero nunca, nunca, llegó a presentarse a la audición de los The Monkees. De hecho, Manson estaba en prisión por varios delitos (entre ellos el robar coches) en 1965, cuando se realizó la audición. Por otro lado, en 2014, a Charles Manson se le otorgó la libertad condicional a sus setenta y nueve años, tal y como anunciaba Empire News. Solo que este es también un "periódico" de noticias falsas y Manson nunca salió de prisión.

Más recientemente, en 2015, el criminal apoyaba telefónicamente la candidatura del también cuestionado Donald Trump. Así lo anunciaban las redes, que no tardaron en hacer leña y fuego con el árbol caído. Pero, de nuevo, nos encontramos ante otra noticia falsa. Manson jamás apoyó a ningún candidato en una conversación telefónica, según ha trascendido. De nuevo, el morbo superaba a la realidad.

La verdad sobre un asesino

La realidad en el caso de Charles Manson, por desgracia, supera con creces a la ficción. Desde joven, este asesino se pasó la vida saltando de correccional en correccional, o de cárcel en cárcel, más adelante. Su pasado "desestructurado" concuerda con sus hábitos criminales y sus discursos de odio, lo que captaba la atención de los miembros conocidos como la "familia Manson".

Pero tras su aura casi mítica, que cautivó a cientos de personas, sino miles, como polillas cegadas por una llama, Manson tenía tras de sí un largo historial de problemas con la autoridad, comportamientos anómalos y una personalidad errática y completamente ególatra y manipuladora. Lejos de convertirse en un preso que ha aceptado su papel, Charles Manson causó problemas en la cárcel durante décadas.

A él se le atribuye la autoría intelectual de los horrorosos crímenes cometidos por sus seguidores, así como los asesinatos de Donald Shea y Gary Hinman. Su xenofobia, su afán de sensacionalismo y la reprobable creatividad de sus crímenes, unidos a una personalidad morbosamente magnética le han creado un lugar en el acervo cultural colectivo. Su atroz recuerdo, tristemente, seguirá en nuestra mente durante mucho más tiempo.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.