En el penúltimo episodio de American Horror Story: Cult los personajes llegan a sus límites. Ryan Murphy y Brad Falchuk, showrunners, dirigieron este capítulo en donde se dejan las piezas listas para cerrar esta temporada.

Te recordamos no seguir leyendo este artículo pues hablaremos de lo ocurrido en American Horror Story 7x10.

La locura se apoderó de todos los personajes que hemos seguido a lo largo de la temporada. Principalmente Kai quien está al borde de la cordura (si es que alguna vez la tuvo). El episodio abre con la noche del debate entre Trump y Hillary. Winter y unas amigas ven el evento mientras Kai las escucha. Ya sabemos que Winter es una feminista (millennial feminista pero feminista al fin y al cabo) y sus amigas van por la misma vía. Kai, harto de escucharlas se les opone y las acusa de infantiles, la cosa se pone tensa y Kai golpea a una de ellas. Ella lo amenaza con demandarlo.

Por tal motivo Kai es enviado a terapia de manejo de ira. Nuestra sorpresa es grande cuando descubrimos que su terapeuta es nada menos que Bebe (Frances Conroy) a quien habíamos visto en un episodio pasado. Así podemos dilucidar cómo Kai es influenciado por esta mujer para que tome el camino que ya conocemos.

Más tarde vemos como Kai se ve en un mitín en donde se enfrentan sus seguidores y un grupo de manifestantes. Algo muy parecido a lo ocurrido en la vida real en Charlottesville, Virginia, en agosto pasado. Las cosas se ponen tensas comienzan las confrontaciones. El mismo Kai termina atacado por un manifestante quien le rocía gas pimienta.

Evan Peters como Charles Manson

A quien no le fue nada bien es a Winter. Primero porque se da cuenta de que no es verdad que Ivy se fue a estudiar a Europa sino que algo debió haber pasado con ella. Luego, intenta ayudar a Bev a escapar pero esta ya no tiene voluntad, un tanto por haber sido confinada en el cuarto de aislamiento y por haber sufrido muchísimo desde que se unió al culto.

Mucho se habló de la caracterización de Evan Peters del funestamente famoso Charles Manson y en este episodio pudimos verlo. Y es que Kai les cuenta otra historia a su ejército, el ideal cuento para dormir: el del "maestro". Entonces narra la masacre de Cielo Drive, ocurrido en 1969 en Los Angeles, en donde fueron asesinadas cinco personas, (una de ellas, la actriz Sharon Tate, estaba embarazada de ocho meses) por miembros de "La Familia", el culto de Charles Manson.

Esto también viene a cuento porque explica como Kai puede distinguir el punto débil de Manson: las mujeres. Es decir, quién lo delató. Entonces Kai comienza a poner en duda la lealtad de todas. Bev, como dijimos, está rota y se le nota cuando informa de un asesinato en una clínica de planeación familiar, el cual, claro, fue perpetrado por el mismo culto. Gary, el fiel Gary, tuvo que ser la víctima para este acto en el que Kai busca apoyar su discurso radical y de ultra derecha.

Charles Manson vuelve aparece en adelante en forma del alter ego de Kai. Éste último se encuentra paranóico, alterado y confundido. Ve en todos al traidor de su movimiento y Manson le dice que con seguridad se trata de una de las mujeres de su grupo (cuando no...). Poco después aparece Bebe y le dice que está haciendo todo mal, que ha utilizado muy mal sus propias cartas y comienza a ofenderlo. Alguien dispara a Bebe (hasta la vista, Frances), su asesina: la temible Ally.

El mismo Manson le dice a Kai que Ally si tiene las agallas para ser su aliada y con esto se disipan todas las dudas que tenía Kai sobre ella. Es por eso que se pone en sus manos, ella le corta el cabello y le cree a pies juntillas que Winter es el Judas de su culto cuando supuestamente encuentra un bug en la cama de Kai. Es entonces cuando este líder confronta a Winter y la elimina. El dolor de asfixiar a su hermana no es poco pero el "Divino Líder" está dispuesto a todo por "la causa" (además está aconsejado por su alter ego).

Uno de los hombres de Kai sale corriendo, sube a un auto y destruye unos cables que trae sujetos a su cuerpo. Está desesperado y quebra los aparatos. Ally, sube al auto y le dice "Hello, Speedwagon"... podemos ver que esta mujer está tomando las riendas de todo el juego y el Líder no lo sabe.

Así pues, las piezas quedan listas para la jugada final que veremos la próxima semana, cuando sea emitido el último episodio de la temporada.