La locura se ha esparcido por todos los personajes de American Horror Story: Cult. En el noveno episodio de la temporada nos acerca a la esencia de los cultos y el horror que puede sembrar un líder con sus ideas.

Te recordamos no seguir leyendo si no has visto el noveno episodio de esta temporada.

El capítulo inicia con una serie de relatos a cargo de Kai (Evan Peters) sobre líderes de cultos de la vida real. En primer lugar habla de la secta "Haven's Gate" y a su líder Marshall Applewhite, quienes cometieron suicido colectivo en marzo de 1997. Luego menciona el caso de Waco y su líder David Koresh, así como su trágico final en donde 69 adultos y 17 menores murieron.

También cuenta uno de los suicidios colectivos más estremecedores de la historia, el propiciado por Jim Jones, fundador y líder de la secta Templo del Pueblo quien en 1978 convocó a sus adeptos a quitarse la vida, «La muerte solo era el tránsito a otro nivel» y «Esto no es un suicidio, sino un acto revolucionario», explica Kai sobre lo que dijo este líder antes morir junto a 912 personas. Por cierto, Evan Peters da vida a los líderes de los cultos.

Como si de cuentos para dormir se tratara, Kai les narra estos espeluznantes hechos de la vida real a su ejército. Uno de ellos pregunta si ellos son un culto: "Creí que esto es un grupo político", dice, pero Kai le explica que la política es sólo otro tipo de culto... y, bueno, tiene razón.

La que está irreconocible es nada menos que Ally. Ella le dijo a Kai en el capítulo pasado que se curó de todos sus miedos, y vaya que lo hizo. Winter, Ivy y ella planean huir del culto pero los hombres de Kai llegan por ellas para una reunión con el líder. Es entonces cuando las reúne también con Beverly y les dice a todos los presentes que es momento de dar la vida por la causa. Así que trae una gran olla de Kool-Aid, tal como pasó en la comunidad de Jonestown de Jim Jones y les dio a todos un pequeño vaso.

Ese "pequeño salto de fe" que pide Kai a sus seguidores le demuestra quién está realmente con él y quién no (el que se negó a beber murió a manos de los otros). Las chicas no tuvieron más remedio que tomar la bebida. La que terminó por perder la cordura fue Bev, quien quedó visiblemente afectada por esta ocurrencia de Kai. Él sólo quería anunciarles que se iba a postular para llegar al Senado.

Con mayor urgencia Ally e Ivy planean huir de la ciudad pero Kai, que siempre va un paso adelante, recoge a Ozy de la escuela (con ayuda de Winter, claro). La pareja (¿siguen siendo pareja?) va a casa del líder y éste les dice que él es el padre de Ozy pues solía donar semen en la clínica más famosa de la ciudad. Ally comprende que huir no será tan fácil y parece tomar las riendas del problema.

Ally hace de cenar y le cuenta a Ivy cómo es que se sintió en el instituto psiquiátrico en donde fue recluida. Ambas sacan mucho del odio que tienen dentro, pero como nos demostró Ally, tomó el control de la situación. La cena que le dio a Ivy estaba envenenada y esta no tardó en morir a causa de ello. Vaya con la venganza...

Para continuar con sus planes Ally le pide a Kai que vaya a cenar a su casa. Antes se aseguró de saber quién fue el donador de semen para la concepción de Ozy: para su fortuna no fue Kai. Cuando Kai llega a cenar no tiene reparos en comer lo que ella le da y uno piensa que tal vez esa habría sido la mejor forma de eliminar a este líder loco, pero no, Ally se decide por un camino más largo y parece que será más efectivo.

Ally convence a Kai de que efectivamente él es el padre biológico de Ozy y el muestra un archivo apócrifo de la clínica de fertilidad. Entonces Kai se rinde ante eso, llora y se ve completamente complacido. También le confiesa que mató a Ivy y él la ayuda a borrar los rastros al unir el cuerpo de Ivy junto a la familia de Kai.

Así, despedimos a Ally reunida con Ozy y con Kai en la bolsa... o quién sabe, este chico está completamente loco. Además, sigue avanzando en su gestión política pues ha pasado una iniciativa suya para regular el internet en la ciudad. Como bien dijo, la política es un culto más...