La historia de Edmund Kemper se reavivó con el estreno de Mindhunter en Neflix. Esta serie que ha llamado bastante la atención en primer lugar por estar a cargo del director David Fincher, así como por la fría radiografía criminal que logra a lo largo de los diez episodios que conforman la primera temporada.

En ella se cuenta la historia de dos agentes del FBI que realizan una investigación psicológica de los criminales más sanguinarios y peligrosos con la finalidad de conformar sus perfiles clínicos. La trama está ubicada en los años setenta y se basa en la historia real de Mark Olshaker y John E. Douglas, autores del libro Mind Hunter: Inside FBI’s Elite Serial Crime Unit. También de la aportación de la académica, la doctora Ann Wolbert Burgess, interpretada por Anna Torv en esta serie original de Netflix.

Los criminales que son entrevistados en la serie obviamente están basados en la realidad. Como Dennis Rader (aka BTK Killer) interpretado en la serie por Sonny Valicenti o Jerry Brudos interpretado por Happy Anderson. El primero de los asesinos que los personajes principales visitan en la serie es Edmund Emil Kemper III, conocido como Ed Kemper y apodado como "The Co-Ed Killer" (El asesino de las colegialas), quien fue condenado a cadena perpetua por ocho cargos por asesinato. Crímenes que cometió durante los años setenta y por los que sigue preso en la Prisión Estatal de Vacaville.

Edmund Kemper asesinó a sus abuelos a los 15 años, en aquel entonces fue recluido en un hospital psiquiátrico en donde permaneció hasta los 20. Más tarde cometería los asesinatos por los que fue condenado, uno de ellos fue el de su madre con quien llevaba una relación tóxica y problemática.

En la vida real Ed Kemper ha dedicado parte de su condena, además de ser entrevistado por los autores del libro mencionado, a dar otra clase de entrevistas y a participar en un programa para personas invidentes llamado Volunteers of Vacaville's Blind Project, en donde se desarrollaron varias actividades como arreglar máquinas de escribir en braille, transcripciones de libros en este lenguaje y la confección de audiolibros. Los alcances del programa beneficiaron a distintas comunidades de invidentes a lo largo de Estados Unidos.

Ed Kemper resultó ser un miembro activo y prolífico voluntario del programa. Se dice que ha grabado al menos unas 5,000 horas de audio en donde narra diversos libros. En el sitio web de Volunteers of Vacaville (en archivo, pues actualmente está desactivado) se puede ver una parte del catálogo de libros narrados por Edmund Kemper. Títulos tan famosos como Dune de Frank Herbert o la novelización de la primera trilogía de Star Wars. En el mismo sitio del programa se indica que fueron un éxito las actividades de los voluntarios.

En un artículo de Los Angeles Times de 1987 puede encontrarse el testimonio de una pareja de invidentes que fueron directamente a la prisión a dar gracias a los voluntarios del programa. En ese entonces Kemper contaba con 38 años y participaba activamente en el programa, él dijo de la visita de la pareja:

Su visita aquí es muy especial para nosotros. Recibimos cartas de agradecimiento de las personas, pero nunca van a la prisión para reunirse con nosotros.

Y continúa a propósito del éxito de ese programa:

No puedo expresar lo que esto significa para mí, ser capaz de hacer algo constructivo para otra persona, ser apreciado por tanta gente, la buena sensación que me produce después de lo que he hecho.

Con esta sorprendente declaración no queda más que presentar un fragmento del trabajo que realizó Ed Kemper en el programa. En este caso del título "Flowers in the attic" de la autora Alisa Shavrina, novela escrita por V. C. Andrews y publicada en 1979. Es el primer libro de la Saga "Dollanganger".