No es algo demasiado común en el mundo de las startups y los emprendedores tecnológicos, quizá porque no se suele hablar con profundidad de la importancia o porque no se ha puesto de relevancia en la lista de tareas. Tener la idea, ponerla en marcha, modelo de negocio, clientes y publicidad son los temas candentes a la hora de hablar de startups. Pero, ¿es que nadie va a pensar en las patentes?

Hay una corriente común que recurre a la idea de la pérdida de tiempo: la idea de compartir la información y dejarla fluir, al menos del lado de los negocios y no tanto al área de la comunicación, ha imperado en algunas áreas. Sin embargo, hay algo que muchos olvidan, el hecho de crear intangibles o empresas de la economía digital no es un salvoconducto para proteger una negocio. No tanto así la idea del mismo puesto que, la normativa de patentes protege la forma en la que esta se materializa, pero no el concepto. Esto lo tenía muy claro Edison que, inventando el fonógrafo, la lámpara incandescente o el telégrafo fue el propietario de más de mil documentos acreditativos de otros muchos productos que salieron de su inventiva.

https://hipertextual.com/juno/test-edison-aspirantes-al-cargo

Añadido a la idea de no contar con el registro de patentes es cierto que existe un concepto peyorativo a la hora de, incluso, pedir confidencialidades. Francisco J. Martín, CEO de BigML, comentaba en un evento convocado por Open Future_ que "el hecho de que se pidan NDAs para realizar cualquier reunión o acuerdo tiene que perder su connotación negativa, especialmente cuando en Estados Unidos es algo normal". Y aún así, él mismo explica que ha tenido que vivir un proceso de cambio; con uno de sus primeros negocios en Estados Unidos desconocía completamente cómo había que hacer para crear una y los trámites que llevar a cabo. Fue precisamente el fundador de Scytl, la startup española, quien animó a Francisco a montar su secuencia de patentes. "Algunos decían que era como entrar en un campo de minas", explica, "pero el resultado final fue un portafolio de 30 patentes que Apple terminó por comprar por una gran cantidad de dinero". De no haber tenido esos documentos, muy probablemente el negocio no se habría gestado. Es en la idea del valor añadido en lo que el fundador ha querido incidir.

¿Startups con ideas no materializadas? Es una constante en muchos negocios. Tener una buena idea que aún no ha tenido resultados. Desde hace tiempo existe la opción de patentes provisionales que, con un año de plazo, permiten presentar únicamente la descripción para luego complementar con la parte técnica. Esto, insiste, "supone un gran esfuerzo a nivel técnico, pero que termina mereciendo la pena a largo plazo". Y no sólo por la protección que supone desde el punto de vista de propiedad intelectual, indispensable si hay que iniciar un proceso legal, pero también por la parte de los beneficios a nivel de marca y marketing: "El Open Innovation nos ayuda a comercializar los activos a terceros", explica Luis Ignacio Vicente de la oficina de Patentes de Telefónica. Añadiendo las deducciones fiscales que supone crear patentes de I+D.

A más patentes, más rondas de financiación

No está claro qué fue antes: si el huevo o la gallina. Es decir, si las rondas de financiación son imanes para nuevas patentes en las tecnológicas o si más patentes son el motivo del cierre de operaciones. Pero lo que sí está claro es que hay una correlación entre ambas y, como explica Francisco, "las que más tienen son aquellas que reciben más inversión a lo largo de su vida". Las estadísticas apuntan a que, de promedio, las compañías con patentes recibieron en promedio 73% más de inversión que las que no tenían. En algunos casos, incluso duplicando sus posibilidades de lograr financiación.

Tanto así como las posibilidades de compra por parte de grandes compañías de sus respectivos sectores, una cifra que aumenta de forma exponencial año tras año.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.