Cirujanos de la Universidad de Edimburgo y del Centro de Rescate de Animales en Vietnam han intervenido con éxito a un oso desfigurado, cuya lengua se había hinchado hasta alcanzar tales dimensiones que el pobre animal tenía que arrastrarla por el suelo. El mamífero, que ha recibido el nombre de Nyan htoo (brillante), fue rescatado siendo cachorro por un monasterio en Birmania, ya que tanto él como su hermano iban a ser destinados a la venta ilegal en China antes de que los monjes intervinieran. Posteriormente, cuando se vio que el oso sufría el crecimiento descontrolado de su lengua por razones desconocidas, los veterinarios decidieron operarle para retirarle el tejido sobrante. Por desgracia, no fue suficiente.

El órgano muscular de Nyan htoo continuó creciendo y empeorando poco después, a pesar de que la recuperación inicial de la primera cirugía fue exitosa, según explica la Universidad de Edimburgo en un comunicado. El pasado mes de junio de 2017, los cirujanos vieron que la misteriosa enfermedad que padecía el oso había provocado un considerable empeoramiento de su calidad de vida. Aunque el animal todavía era capaz de jugar y pelear con el otro mamífero, Nyan htoo debía arrastrar la lengua por el suelo debido a las enormes dimensiones que había alcanzado. El oso se producía heridas de forma constante en la dentadura y tenía que apoyar continuamente la cabeza en las barras de la jaula para soportar el peso.

Con el objetivo de evitar el sufrimiento del animal, el equipo de cirujanos viajó hasta Birmania para intervenir a Nyan htoo. En la operación participaron Heather Bacon (Facultad de Veterinaria de la Universidad de Edimburgo), Caroline Nelson (Centro de Rescate de Animales de Vietnam) y Romain Pizzi (Sociedad Internacional de Cirugía de de la Fauna Silvestre), con el apoyo de de la Fundación Winton para el Bienestar y la Liberación de los Osos y de veterinarios locales. La cirugía consiguió eliminar tres kilogramos de tejido sobrante, amputando la lengua del animal, lo que mejorará su calidad de vida. A partir de ahora, el mamífero deberá pasar por un proceso de adaptación y aprendizaje.

"Esta era una condición médica realmente inusual, nunca antes vista en ninguna especie de oso, pero no íbamos a abandonar a Nyan Htoo. Ahora podrá comer mucho más cómodamente, dormir en posiciones más naturales y moverse más libremente durante el resto de su vida", ha explicado Caroline Nelson. Tras la exitosa intervención, los veterinarios creen que la hinchazón podría haber sido producida por una infección transmitida por mosquitos, llamada elefantiasis. La enfermedad parasitaria es frecuente en la población de Birmania, pero nunca había sido observada en estos animales. Los sanitarios también sugieren que la hinchazón de la lengua podría deberse a un problema congénito, aunque no han aclarado cuál.

"Gracias al entusiasmo y la compasión de todos los involucrados en este proyecto único de colaboración, hemos podido mejorar de forma tangible la calidad de vida de Nyantoo y esperamos continuar nuestro trabajo en Birmania para promover mejoras en el bienestar animal y la capacitación veterinaria", ha señalado Heather Bacon. En declaraciones al diario The Guardian, el veterinario ha señalado que nunca había visto nada igual después de trabajar durante una década atendiendo a osos. "Ha sido impresionante", ha destacado Bacon, que confía en que la complicada intervención ayude al animal a mejorar su calidad de vida durante los próximos años.