Es su niña bonita o la gallina de los huevos del oro del momento. Tanto que ya se está preparando el terreno para cuando la última temporada de Juego de Tronos toque a su fin, momento en el cual, HBO ya tiene planeada toda su estrategia: tirar de precuelas que sigan con el universo de Westeros el máximo tiempo posible. Y, lo más importante, que siga haciendo al canal de pago atractivo fuera de Estados Unidos.

HBO confirma un quinto spin-off de ‘Juego de Tronos’

En esta proceso, en el que HBO debe competir con Amazon Vídeo o Netflix, además de las propuestas propias de las teleoperadoras locales, todo el mundo se pregunta cuál es el balance total de las operaciones. En el caso de España, el delegado de HBO Europa, ha dejado caer un dato importante. Según ha publicado Variety, Herve Payan, habría confirmado que la cadena en España ha alcanzado casi el millón de suscriptores en sus nueve meses de operaciones; mucho más rápido que el caso de HBO Nordic que se enfrentó al reto de cumplir con el alto número de dispositivos por familia con una sola cuenta.

Huelga decir que la carta de presentación de HBO en el país fue precisamente Juego de Tronos a un precio mucho más bajo que el resto de cadenas con licencia de emisión de la serie y de la mano de Vodafone. En cualquier caso, según Payan, HBO estaría analizando las perspectivas de crecimiento en relación a la superposición de las diferentes OTT en los diferentes mercados. O lo que es lo mismo en este caso: cómo encuadrarse en un sector en el que cada productora lanzará su propio canal de pago con contenidos propios.

Estos suscriptores se traducen en cifras para HBO en el país, bastante rentables según las cuentas publicadas en el Registro Mercantil. La filial española facturó 563.169 euros durante 2016 (es decir, por la mitad del año presentado ya que comenzó en marzo), con un beneficio total de 59.699 euros durante sus primeros meses en el país. Cifras positivas que, sin embargo, son minúsculas si se tiene en cuenta que HBO ya está presente en más de 160 países y sólo el 23% de su facturación total, 6.000 millones, proviene de fuera de Estados Unidos.