El cuarto operador de telecomunicaciones de España y la entidad financiera Cetelem (financiera del grupo BNP Paribas) crean una sociedad conjunta para prestar servicios bancarios a los clientes del operador. Esta sociedad está participada en un 49% por Banco Cetelem y en un 51% por el Grupo MasMóvil.

Esta asociación permitirá a MasMóvil ofrecer teléfonos móviles financiados a sus clientes, algo que Vodafone, Orange y Movistar también ofertan. No obstante, el abanico de servicios financieros que ambas compañías oferten podría ir más allá de la financiación de terminales móviles y expandirse a productos de crédito.

Operadores como Orange han ido mucho más allá con los servicios financieros y ya planean el despliegue en España de Orange Bank. Llegará a lo largo de la segunda mitad de 2018, y será entonces cuando se proporcionen más detalles de este nuevo brazo de la compañía.

En una entrevista al Financial Times, el CEO de Orange, Stéphane Richard, reconoció que "en los próximos años será muy difícil encontrar crecimiento para las telecos, porque estamos en un negocio muy regulado y muy competitivo". Esa es una de las razones por las que la compañía pivotó ligeramente hacia los servicios financieros, donde aprovechan la adquisición del 65% de Groupama.

Los servicios financieros es una de las áreas que las telecos comienzan a explorar tras apostar por la distribución de contenidos durante algunos años. En España, las tres grandes operadoras ya ofrecen servicios de televisión a sus clientes, absorbiendo el mercado que hace años pertenecía a empresas como Digital+. No obstante, el alto coste de los derechos televisivos y el desembarco de plataformas como Netflix o HBO están poniendo en jaque esta estrategia en el medio y largo plazo.