Podemos considerar 2017 como el año en que LG volvió a sonar de manera más o menos firme entre los nombres de los grandes fabricantes de telefonía por las interesantes apuestas que ha traído consigo. Un LG G6 que marcaba una senda interesante y, más tarde, un V30 que culminaba la idea adoptada meses antes y que, ahora sí, rezumaba un aroma premium por los cuatro costados.

El problema es que hace falta mucho más que eso para volver a encandilar un mercado en el que el grueso de consumidores ya no sienten especial atracción ni preferencia por la marca. Así, pese a contar con propuestas buenas sobre la mesa, la división de móviles de LG sigue perdiendo dinero a espuertas. Menos que el mismo trimestre que el año pasado, eso sí. Algo es algo.

Las ventas han aumentado en un 4% respecto al trimestre pasado y un 8% de un año para otro, lo cual no salva a LG de ver unas pérdidas durante este trimestre de 331 millones de dólares. Como se mencionaba anteriormente, esto supone una mejora en comparación el mismo periodo del año pasado, donde la cantidad ascendía hasta los 389 millones de dólares.

Ahora sí: el nuevo LG V30 está a la altura de los mejores smartphones del año

Esta reducción podría ser el primer paso de la compañía hacia la rentabilidad en el sector Mobile, algo que aún parece distar todavía mucho de hacerse realidad de manera sostenida en el tiempo. No obstante, desde LG se muestran optimistas, con el foco puesto ahora en la comercialización del recientemente presentado V30 y que conforma su apuesta de gama alta para la campaña navideña que está por venir. El cuarto trimestre del año pasado fue el que más pérdidas registró la marca, por lo que en estos próximos meses es mucho lo que se juega.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.