El cubo de Rubik es ese poliedro, divido a su vez en otros más pequeños, que se ha convertido para muchos en poco menos que una pieza infernal imposible de resolver. Para otros, sin embargo, forma parte de una afición que deriva en una de las competiciones más populares del planeta, con eventos y festivales donde el famoso cubo de Rubik es el centro de atención. Conseguir resolverlo en el menor tiempo posible es el principal reto, ascendiendo así a un puesto con el que muchos sueñan pero que solo uno puede ostentar.

A partir de ahora ese honor le corresponde a SeungBeom Cho, un joven surcoreano de 23 años que ha conseguido resolver la pieza, dejando cada una de sus caras de un único color en tan solo 4,59 segundos. Bate así por diez décimas a la persona que ostentaba el récord mundial de resolución del cubo de Rubik. El vídeo en el que queda grabada tan particular hazaña, por razones obvias, ya se ha hecho viral en internet.

En él se puede contemplar a SeungBeom Cho inspeccionando unos segundos antes la posición actual del cubo e interiorizando cuáles han de ser los movimientos a seguir para su completa resolución. Tras tomar aire, consigue parar el crono en esa cifra que le convierte en el campeón absoluto –por el momento– del cubo de Rubik. La expresión de incredulidad se transforma muy pronto en felicidad cuando alguien exclama "¡Ey, es un récord mundial!", momento a partir del cual la sala estalla en aplausos y felicitaciones.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.