El anuncio de la declaración de independencia de Cataluña, luego suspendida por el presidente Carles Puigdemont, no ha frenado la huida de empresas de la región. La multinacional Bimbo, que comercializa productos de panadería, bollería y pastelería, ha decidido trasladar el domicilio social de Cataluña a Las Mercedes (Madrid), donde ya dirigía la actividad del grupo en los mercados de Europa, África y Asia. La medida es un contratiempo más para el Govern de Catalunya, que a través de su conseller de Economía, Oriol Junqueras, aseguraba que las empresas no se iban a ir, y que posteriormente ha tratado de restarle importancia al asunto.

En el caso de Bimbo, el objetivo, según ha dicho la compañía tras la reunión de su consejo de administración, es mantener "la seguridad jurídica necesaria para poder seguir trabajando con normalidad". Bimbo también ha aclarado que la operativa no se verá afectada ante el cambio de domicilio social, y que continuará el trabajo habitual en las oficinas y centros de producción y distribución de toda España, donde da empleo a unas 6.000 personas. La compañía cuenta con fábricas y centros en Cataluña, Andalucía, Aragón, Cantabria, Canarias, Castilla La Mancha, Castilla y León, Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana.

La multinacional Bimbo, que tiene sus orígenes en México, inició su actividad en España en 1965, año en el que su fábrica de Granollers (Barcelona) produjo el primer pan de molde. Seis años más tarde, la empresa se asoció a Campbell Taggart Inc., la segunda panadera en Estados Unidos. Durante décadas, Bimbo España y Bimbo México siguieron caminos independientes, hasta que en 2011 la compañía mexicana adquirió la empresa española y portuguesa para crear Bimbo Iberia.

El traslado de domicilio social de la panadera se une a la fuga de empresas de Cataluña por la situación política incierta que se vive en la actualidad. Tras el referéndum del 1 de octubre, suspendido por el Tribunal Constitucional, la biotecnológica Oryzon Genomics fue la primera en marcharse de Barcelona. Tras el cambio de su sede social, otras grandes compañías siguieron sus pasos. A día de hoy, entre las empresas que han hecho público su traslado fuera de Cataluña, se encuentran entidades como CaixaBank, Axa, MRW, Banco Sabadell, Gas Natural o Abertis.