El culto se ha desenmascarado en este episodio llamado "Holes" (7x05). Con media temporada todavía al frente surgen muchas preguntas sobre hacia dónde se dirigirá esta trama sangrienta y llena de horror.

Te recordamos no seguir leyendo si no estás al día con el episodio. Sí, este es un spoiler alert.

En este quinto episodio de la séptima temporada de American Horror Story: Cult se esclarecieron muchas cosas: hechos, relaciones y el pasado de los personajes. Si bien es bastante interesante lo que sucede, las dudas surgen de inmediato: ¿qué giro dará la historia para mantener (o enganchar) al público?

Podemos decir que este capítulo es como un "tras bambalinas" de todo lo que hemos visto con anterioridad. Se desveló la identidad de los temibles payasos que han cobrado varias víctimas. Aunque ya sabíamos algo de esto sí que los vimos actuar, discutir literalmente sin máscaras. Esto también nos llevó a conocer cómo operan, los lazos que los unen (y los que los obliga a permanecer unidos).

El episodio comienza con el relato de Ally a su psicólogo sobre un sueño recurrente y obsesivo, ella cree provocado por la separación con Ivy y el verse alejada de su hijo. También cuenta cómo su relación distaba mucho de estar sana. Lo cierto es que pronto descubrimos que Ivy esconde muchísimas cosas.

Por su lado, Beverly Hope (Adina Porter) nos demostró que tiene muy poco apego por las personas... y la vida... de los demás. Tras discutir con su (odioso) jefe y ser despedida por él, ella lo amenaza. Es entonces que podemos ver al grupo sanguinario junto dirigido por Kai Anderson (Evan Peters). Luego de discutir la forma de vengar a Beverly, Kai dice "llegas tarde" y es Ivy a quien se dirige.

Pronto comenzamos a maquinar sobre todo lo que está sucediendo con esta chica. Su relación con Winter, con los Wilton, sobre su encontronazo en la calle con Kai y, ¡oh! su participación en la muerte de su chef y, sobre todo, hasta donde está inmiscuida con aterrorizar a Ally y por qué.

Poco a poco vamos viendo cómo funciona el culto y lo que se requiere para estar en él. Ya desde el episodio pasado supimos cómo es que Kai reclutó a los Wilton y a Beverly, sin embargo faltaba lo mejor: qué lo une a Winter y al doctor Rudy Vincent.

Allyson está pasandola muy mal desde que Ivy y Ozzy no se encuentran en casa y todo se complica aun más cuando ve a su vecino en tareas bastante sospechosas. Al ir a investigar encuentra a Meadow en una tumba y ella le pide ayuda. Asolada por sus miedos, Ally corre a su casa y le habla a Ivy quien la trata mal y le pide que hable al 911. Es entonces que vemos a Meadow en la ventana y le revela que lo que está pasando es por un culto y que todos a su alrededor están en él... incluso su esposa Ivy.

Ya no supimos más de la pobre Ally pero sí del equipo que cobra la venganza de Beverly contra su jefe. También cómo eliminan a un "eslabón débil" del grupo. Es precisamente Beverly la que se muestra mucho más fría y calculadora que todos, incluso que Kai. Sobre todo al final cuando el líder de este siniestro equipo revela los eventos que lo transformaron en lo que es actualmente.

Kai cuenta cómo proviene de una familia disfuncional, con un padre agresivo y una madre violentada que terminó por dispararle a su marido y luego acabar con su propia vida. Aquí es donde se desvela que el doctor Rudy es hermano de Kai y quien planea no avisar de la muerte de sus padres, sobre todo por la forma y por seguir cobrando la pensión de ellos. Para esto los encierran en un cuarto y los llenan de cal... donde permanecen todavía.

Poco antes de terminarse el episodio también nos contaron cómo Winter es parte de esta loca familia que usa la promesa del meñique para hacer los pactos más oscuros. Todo esto se lo revela Kai a Beverly, en una de esas sesiones extrañas en donde cuentan sus más grandes miedos. Al sacar toda esta historia terrible Kai termina en llanto.

Es por esto que decíamos en un inicio que en adelante esta temporada seguramente sufrirá un giro en su historia ahora que nos ha mostrado sus cartas. Veamos qué nos tienen preparado, lo que sí queda claro es que Cult se aleja casi por completo de lo sobrenatural y se avoca al horror que los humanos son capaces de hacer contra los demás.