Volkswagen sigue con su apuesto por los vehículos autónomos y su última acción ha estado centrada en asegurar el suministro de cobalto a largo plazo para las baterías recargables. El fabricante de automóviles ha pedido a la industria del elemento químico que presenten propuestas para asegurar el material hasta diez años a partir de 2019, afirmó Reuters.

Una fuente confirmada por la agencia afirmó que Volskwagen no ha especificado cuanto cobalto pretenden pedir a las productoras para los vehículos eléctricos, después de anunciar que ofrecerán una versión eléctrica de 300 modelos para 2030.

"El proyecto de adquisiciones es uno de los más grandes de la historia de la industria automotriz, con un volumen total de pedidos de más de 50.000 millones de euros", destacó la compañía en un comunicado.

Ante el aumento de la fabricación de vehículos autónomos, el cobalto puede ser cada vez más demandando en los próximos años. Los gobiernos de ciudades como Londres o Francia han anunciado que pretenden acabar con los coches diésel y de gasolina en los próximos años.