Los teléfonos móviles se han convertido, en pocos años, en el negocio del siglo. De contar con una apariencia de “ladrillo” y ser unos armatostes difícilmente transportables en el día a día han pasado a formar parte indispensable de la vida de millones de personas. Una vez leí en Twiter a alguien comentando que una persona había salido de la cárcel tras unos años allí encerrado y, por encima de todo lo demás, lo que más le había llamado la atención al que fuera reo era la cantidad de tiempo que todo el mundo pasaba haciendo uso del móvil.

Verídico o no, el anterior es un ejemplo perfectamente plausible de lo que la tecnología -y, más concretamente, los smartphones- han provocado en el grueso social. Detrás de esto se encuentran unas compañías que, año tras año, presentan sus apuestas para convertir a los teléfonos en objetos aún más imprescindibles y conseguir con ello vender más unidades que sus rivales directos.

El “Top 3” de fabricantes por volumen de ventas lo componen Samsung, Apple y Huawei. O Samsung, Huawei y Apple. ¿La diferencia? Ese segundo puesto que es codiciado en la actualidad tanto por la empresa afincada en Cupertino como por la asiática. Con una Samsung que rara vez se pone a tiro de piedra debido a la gran diversificación que tiene en el mercado, conseguir estar en el segundo puesto es una gran victoria para cualquiera de los otros dos restantes.

Apple quería que terminase el verano

Ventas del grupo Top 3 de fabricantes | Counterpoint Research

Históricamente, el puesto siempre ha sido de Apple (salvo en un par de honrosas excepciones en el que logró colarse en el primer puesto), pero el viento podría estar soplando ahora a favor de Huawei, que sería -virtualmente- segunda en este mismo instante. Así lo indican los últimos análisis realizar por Counterpoint Research, en los que afirman que Huawei habría vendido más que Apple durante el pasado mes de julio.

¿Significa esto que podrá la compañía de origen chino mantener la posición a largo plazo? Lo cierto es que, probablemente, no. El verano es una de las peores épocas para Apple, habiendo pasado ya varios meses desde el lanzamiento de sus terminales y, este año más que nunca, con muchos esperando a la presentación del nuevo terminal estrella la semana que viene para renovar su dispositivo. Por lo tanto, parece probable que Apple vuelva a ganar el terreno perdido cuando los nuevos iPhone se pongan a la venta.

Así y todo, este resultado indica que Huawei va por la senda correcta y vaticina un futuro un tanto incierto para Apple. Así lo destaca el director de Counterpoint Research, Peter Richardson.

Este es un hito importante para Huawei, la marca china de smartphones más importante con una presencia global que va en aumento. […] La escalada global que Huawei ha sido capaz de conseguir puede ser atribuida a su consistente inversión en I+D y manufacturas, junto a un marketing agresivo y una expansión de los canales de venta.

La diversificación hace sonreír a Huawei -por ahora-

Top 10 de smartphone más vendidos durante el mes de julio | Counterpoint Research

Que Huawei haya conseguido sobrepasar momentáneamente a Apple como segundo fabricante con mayor volumen de ventas no es algo que importe demasiado en sí, pero es relevante por las condiciones en que se ha dado. Y no nos referimos a la época, sino a que en ese mismo mes ningún teléfono de Huawei se ha encontrado entre los diez más vendidos a nivel global.

Esto es posible gracias a la inmensa diversificación de dispositivos que tiene la compañía, ofreciendo una variedad de productos contra la que Apple no puede competir en términos absolutos. Esto, que ahora les funciona tan bien, podría dejar de ser una baza tan importante en el futuro próximo, siendo necesario para Huawei conseguir crear un terminal que se convierta en un producto de masas. Quién sabe si el Mate 10, que será presentado en octubre, será el elegido para acometer esta tarea.

El final de año que se avecina promete ser muy interesante para el panorama Mobile en general, pero aún lo será más para estas dos compañías en particular. Que gane el mejor.