La historia de Citymapper ha pasado por todas sus etapas: aprender de los usuarios, entender cómo funciona el transporte en las ciudades a través de los datos y ahora, con todo lo estudiado, gestionar sus propias plataformas de transporte. ¿El objetivo? Aprovechar todo lo que sus datos han generado en todo este tiempo y encontrar las brechas en las líneas de transporte de las ciudades para, en última instancia, monetizar una aplicación que, desde sus inicios, ha vivido ligada a las rondas de financiación.

Primero llegó su propia línea de autobús en Londres que, empezando como un proyecto piloto, ha terminado quedándose. Querer hacer las cosas bien en lo que a transporte por ciudades respecta es la vocación de Citymapper. Ahora, han vuelto con una nueva propuesta de movilidad que quiere conectar dos zonas, olvidadas por el transporte público, de la capital británica en hora punta.

Conocidos como BB1, Black Bus 1, esta nueva propuesta por parte de la startup ha puesto en circulación taxis que realizarán un trayecto entre dos puntos de la ciudad. Por un precio de 3 libras por pasajero y asociándose con GETT, una empresa de vehículos con con conductor, pone en jaque al taxi tradicional y, por supuesto, a Uber.

Ahora bien, la idea de Citymapper no es saturar las calles de Londres de más coches. Eso, entre otras cosas, sería altamente contraproducente a sus ideales del transporte. Lo que busca la startup es compartir trayectos en coche, así como los gastos, en un modelo muy similar a UberPool.

Una propuesta que iría muy en línea con la idea de transporte de última milla de Uber, que busca complementar los trayectos cubiertos por servicios de transporte público con coches particulares. Añadiendo el concepto de colaborativo a la ecuación que ya ha venido trabajando UberPool en algunas ciudades del mundo. No tanto así en España que, como bien se ha reiterado en varias ocasiones, no está permitido. La idea de compartir trayectos gestionados a través de una aplicación no entra dentro de la lógica legislativa actual. Y no será por falta de ganas: Uber ya ha tanteado en varias ocasiones con la posibilidad de volver a traer ese modelo de servicio a Madrid. Por lo que, hasta que se diga lo contrario, la propuesta de Citymapper, -tanto la división de autobuses, como de taxis compartidos- seguirá siendo una utopía centrada en la capital británica.