La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) de las Naciones Unidas quiere que todos los drones estén registrados en una base de datos global, con el objetivo de que pueda identificarse fácilmente los operadores y propietarios de los aviones no tripulados.

A pesar de que la OACI no tiene el poder sobre la regulación de los drones en cada país, esta base de datos haría más fácil la accesibilidad a la información de los usuarios en un contexto en el que se han utilizado este tipo de aviones en actos ilegales como el contrabando, según la justicia estadounidense.

Hasta el momento no se han dado detalles sobre la institución que podría llevar a cabo este registro global, aunque la OACI no ha descartado hacerlo a pesar de las posibles críticas de los usuarios por las violaciones a la privacidad. En Estados Unidos, la propuesta de la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) de crear una base de datos en el país fue enfrentada por los usuarios, quienes consiguieron que la iniciativa no llegara a aprobarse.

Algunos fabricantes de drones han pedido a la Organización de Aviación Civil Internacional que apoye en el desarrollo de la legislación a nivel mundial. Stephen Creamer, director de la organización, afirmó que los fabricantes "están preocupados de que Europa cree un conjunto de normas, Estados Unidos un segundo y China un tercero. Y tienen que construir un drone de forma diferente en estos diferentes entornos".

Una regulación armonizada haría que los usuarios de un drone puedan usarlo en otras partes del mundo y, así, se facilitaría el proceso da fabricación para las compañías. La OACI es una de las instituciones más importantes para conseguir este objetivo aunque, antes de eso, quieren crear una posiblemente polémica base de datos global que permitiría tener toda la información sobre los propietarios y los aviones no tripulados.