El asesinato de la joven Mara Fernanda Castilla, de 19 años, después de abordar un taxi de Cabify en el estado mexicano de Puebla ha sido el último feminicidio que ha conmocionado al país. El pasado viernes 15 de septiembre se confirmó la muerte de la joven, presuntamente asesinada por el conductor, y en los siguientes días tuvieron lugar varias manifestaciones en diferentes estados de México para protestar por la situación de inseguridad de las mujeres en el transporte.

Una joven es asesinada en México tras tomar un Cabify

En redes sociales, el hashtag #MiCasaEsTuCasaHermana se convirtió en el mayor gesto de solidaridad entre mujeres y hombres, quienes ofrecieron sus casas ante situaciones de inseguridad. El caso de Mara Fernanda Castilla ha puesto también en el punto de mira a los servicios de transporte privado, los cuales se perfilaban como la opción más segura de taxi. En este contexto, varias usuarias han compartido sus recomendaciones para las mujeres que viajen en unidades de compañías como Uber y Cabify, con el objetivo de garantizar un poco más la seguridad.

La bloguera mexicana Silvia Carbonell escribió en su cuenta de Facebook varios consejos para "amigas, hijas, hermanas, tías, madres, cualquier mujer, en cualquier momento que viajan solas". En primer lugar, Carbonell recomendó tener el GPS conectado en todo momento para facilitar la localización, además de hacer una foto de las placas del vehículo y una captura de pantalla con los datos del viaje para enviarla a un amigo o familiar.

Otra de las recomendaciones consiste en sentarse detrás y en el lado opuesto del conductor, nunca en el asiento delantero, para evitar que pueda inmovilizar a la usuaria. "Desde el momento que usted suba, asegúrese estar en línea con su familiar o persona de confianza. Que el conductor lo note y jamás termine la llamada hasta que usted esté dentro de su hogar o el sitio a donde se dirige y la reciba la persona que la está esperando", recomienda la bloguera.

Los puntos a tener en cuenta también incluyen el bajar del automóvil y cancelar el viaje en el momento en el que se de cualquier comentario fuera de lugar o una situación violenta. Por último, advierte Carbonell, "no es culpa suya que alguien decida que usted será una probable víctima. No hay algo malo en usted. Ni la hora o su ropa. Ni si bebió o no. Si tiene una emergencia, si usted es guapa. Sencillamente, usted es vulnerable porque así se les maleducó a estos depredadores que ven en una mujer cualquier oportunidad de cometer un crimen y quedar impunes; pero nosotras, vamos a comenzar cambiando eso".

En lo que respecta a la seguridad de los usuarios, compañías de transporte privado como Uber y Cabify han implementado nuevas medidas entre las que se encuentran más controles para los choferes o un botón de seguridad en la aplicación para alertar a las autoridades. Sin embargo, Silvia Carbonell destacó en entrevista con Hipertextual que "solo ellos conocen las políticas internos, los demás no. Al momento que tú descargas la aplicación y revisas el contenido de lo que aceptas, notas que se lavan las manos de responsabilidad civil". Según las políticas de empresas como Cabify, la aplicación funciona como una plataforma y como intermediario entre el conductor y el usuario. En este caso, cualquier imprevisto entre el cliente y el trabajador es responsabilidad de las dos partes, y no de la compañía.

¿Hasta dónde se responsabiliza Cabify en casos como el de Mara Castilla?

Los servicios de transporte privado pueden endurecer las políticas pero garantizar al cien por cien que el conductor no cometa un delito es algo difícil. Por ello, la mexicana ve la solución en la prevención como talleres y foros en escuelas públicas privadas sobre cómo reaccionar ante un ataque o, desde casa, reforzando la educación para que nunca se justifique un mal comportamiento.

El respeto a los valores fundamentales como la vida y el derecho de los demás. Marcarlo tantas veces como sea necesario dentro de la educación formativa para que las nuevas generaciones de hombres y mujeres nos vayan sanando. No es tarde para comenzar. Comencemos por casa y sigamos compartiendo recomendaciones para que siga llegando a cada mujer del país que puede memorizar algo sencillo sobre cómo cuidar de sí misma.

A raiz del asesinato de Mara Fernanda Castilla, otro servicio de transporte llamado Laudrive ha empezado a ganar relevancia. En este caso, todos los conductores que trabajan en la aplicación son mujeres, lo que podría evitar las situaciones de riesgo provocadas por hombres. A pesar de la iniciativa, esta compañía no podrá acabar con el panorama de femincidios, machismo y discriminación que viven muchas mujeres en México, alerta Silvia Carbonell, y aunque exista Laudrive, seguirán operando los taxis de los otros servicios tanto públicos como privados.

Además, la solución para prevenir este tipo de delitos tiene que afrontar todavía muchos obstáculos. "Si a estas alturas, no respetan [el transporte público] ni siquiera las condiciones que les marca la ley para mantener el permiso, ¿qué esperamos que cambie para nosotras?".

La solución no es una tarea fácil y seguramente los cambios en la educación, partiendo de la base de que se implementen, no llegarán en un corto plazo al transporte mexicano. Sin embargo, casos como el de Mara Castilla fomentan que varias organizaciones pongan en marcha iniciativas y proyectos para que la sociedad tengo cada vez más conciencia y voluntad de cambiar la situación de peligro para las mujeres en México. El Grito Más Fuerte fue una de las redes que se unió al movimiento y compartió en su cuenta de Twitter un vídeo en el que reunía a varias mujeres mexicanas famosas, las cuales aconsejan sobre cómo llevar situaciones de acoso.