Hay algo claro en la evolución de Facebook y es que si decide ir al por el nicho de mercado de alguna u otra compañía, lo mejor es echarse a temblar.

Lejos quedaron aquellos tiempos en los que el muro de la red social era una simple sucesión de comentarios y fotos de las fiestas y vacaciones de los amigos. La idea de Zuckerberg pronto fagocitó al resto de redes sociales; su concepción de internacional era suficiente para abandonar al resto de opciones. Aún muchos recuerdan a Tuenti.

Después llego el resto. Facebook se convirtió en una máquina cada vez más sofisticada en la que cada vez se podía incluir más y más información y en la que la propia red social entendía, con precisión, cuáles eran tus gustos y aficiones con el único objetivo de ofrecer la publicidad de forma personalizada. Reacciones, imágenes, comentarios... un todo que se analiza hasta el milímetro. Pero no era suficiente para Facebook, había que controlar nuevos nichos de mercado. Y por aquel entonces ya empezaba a despuntar algo que se afirmaba iba a ser el futuro de las redes sociales: el vídeo. Y más concretamente el vídeo en directo o instantáneo. El campo de recreo que hasta entonces había dominado Snapchat, la red social millennial por excelencia, se convirtió en el punto de mira de Zuckerberg. Primero llegó el vídeo en directo similar a Periscope y en poco tiempo, todas las redes de la compañía propusieron su Snapchat particular. Facebook, Instagram e incluso WhatsApp incluyeron el modo historia. En poco tiempo sus formatos superaron en usuarios activos a los de un Snapchat bregando con una de las salidas a bolsa más comentadas del panorama tecnológico actual.

Una vez conquistado el vídeo, Facebook está trabajando para lograr hacerse un hueco en otros sectores. Concretamente el de mejorar las relaciones con los amigos en la red social; lo cual es curioso teniendo en cuenta que uno de los pilares de Facebook es el concepto de amistad. Desde hace unas horas, algunos usuarios de Facebook Messenger se han encontrado una nueva opción a la hora de hacer planes con sus amigos. Facebook presentará una serie de opciones de planes que, según los datos que controla, pueden gustarte y luego preguntará a tus amigos si quieren unirse.

Una prueba temporal que de funcionar sería la punta del iceberg de un nuevo modelo de negocio que, hasta ahora, había sido controlado por un grupo de pequeñas tecnológicas. En concreto, Tinder lleva tiempo probando el modelo de planes para incrementar la tasa de éxito en su foco de mercado principal: el dating. Pero la idea de Facebook es ir a por el modelo de negocio de tecnológicas como Fever, dedicadas a la propuesta de planes diferentes. ¿La ventaja? Facebook buscaría aprovechar las conexiones y las redes de amigos propias, sólo tendría que añadir la oferta de planes y ocio. Algo similar a lo que Couchsurfing también ha estado promocionando: conocer gente a partir de planes en cualquier lado.

De funcionar, muchas compañías de planes o bien se tendrían que asociar con Facebook como proveedor local de planes y ocio.