Menos es más: las distribuciones Linux en activo más pequeñas

Por 4/09/17 - 09:44

Para equipos limitados, modestos u obsoletos.

Algunas distribuciones Linux, en especial las pensadas para el público doméstico, sufren el mismo problema que Windows y macOS. Cada vez ocupan más espacio en disco y requieren más procesador, memoria y una tarjeta gráfica más exigente.

Obviamente todos queremos un escritorio Linux repleto de animaciones y efectos que hagan la experiencia más agradable, pero a cambio necesitaremos un PC que aguante esas novedades gráficas.

Pero al otro lado tenemos las distribuciones que apuestan por todo lo contrario: ser lo más pequeñas posibles y consumir lo mínimo en hardware ofreciendo el máximo posible en funcionalidad.

Los motivos pueden ser varios, como funcionar en equipos obsoletos o antiguos o bien para funcionar en dispositivos en miniatura como smartphones, tablets o en proyectos tipo Raspberry y similares.

Con anterioridad ya hemos hablado de algunas de ellas, como Damn Small, Tiny Core o Puppy. Vamos a ver algunas más.

BasicLinux

Empezamos con una mención especial a BasicLinux, que si bien hace años que no se actualiza merece aparecer en esta lista porque ocupa 2,8MB. Perfecto para un disquete.

Sus requisitos son procesador 386 o compatible y 3MB de RAM. Y a pesar de su tamaño, cuenta con escritorio gráfico, en concreto JWM.

Según su página oficial, es una distro que permite navegar por la web y consultar el correo y está pensado especialmente para portátiles antiguos.

En caso que quieras instalar paquetes y programas, es compatible con los instaladores de Slackware.

Nanolinux

Su nombre lo dice todo. Nanolinux es un Linux de 14MB para funcionar en cualquier computadora que, como mínimo, puedas encender.

El escritorio utiliza SLWM y cuenta con las herramientas básicas, como navegador web (Dillo), procesador de texto, hoja de cálculo, cliente IRC, dibujo, visor de imágenes y algún que otro juego.

SliTaz

Si buscas algo un poco más práctico para el usuario medio, SliTaz es una de las distribuciones Linux más ligeras y populares.

Su instalador más pequeño es de 35MB y ocupa 80MB en disco, si bien luego podemos instalar más aplicaciones.

Su escritorio elegido es Openbox y JWM como gestor de ventanas y sólo pide 256MB de RAM para funcionar. Por lo demás, ofrece una selección de programas que lo hace totalmente funcional.

SliTaz se puede instalar de diferentes formas (CD, USB, tarjeta SD, máquina virtual).

Void

Desde España nos llega Void, una distro Linux para uso general que sólo requiere 96MB de RAM y 350MB de espacio en disco para funcionar.

Entre sus ventajas, cuenta con su propio sistema de binarios para facilitar la instalación de nuevos programas.

Por lo demás, funciona tanto en arquitecturas x86 como ARM y MIPS, por lo que se puede instalar en gran variedad de dispositivos.

Bodhi Linux

Siendo una de las distribuciones más pequeñas, resulta curioso que Bodhi Linux consiga ser también una distro todoterreno.

Basada en Ubuntu, ofrece un sistema operativo para distintos usos que no descuida el aspecto gráfico (incluye temas) pero que funciona en equipos modestos.

A los programas preinstalados, como el navegador ligero Midori, puedes añadir los que encuentres en su gestor de instalación, AppCenter.

Arch Linux

Dejando por el camino distribuciones Linux pequeñas que hace años que ya no se actualizan, llegamos a una veterana, Arch Linux, que a pesar de sus poco más de 500MB de instalador ofrece un Linux ligero para equipos modestos o antiguos.

Aunque no está pensada para todos los públicos, se actualiza con frecuencia y cuenta con más de 17.000 paquetes para instalar programas con su propio gestor de paquetes, pacman.

Linux Lite

Otra opción interesante de Linux para espacios reducidos es Linux Lite, que como indica en su página oficial, es sencillo, rápido y gratuito.

En el caso de Linux Lite, basado en Ubuntu, estamos hablando más de un Linux ligero que pequeño. Su instalador viene en forma de DVD (más de 900MB) pero por otra parte los requisitos son ideales para equipos a los que queremos dar una segunda vida: 700Mhz de procesador y 512MB de RAM.

Linux Lite hace frente a todas las necesidades que podamos tener: ofimática, internet, multimedia… Su selección de herramientas y programas es enorme, y además permite instalar, actualizar y desinstalar programas fácilmente.