El Apple Watch Series 3 fue presentado la semana pasada en el evento especial de la compañía en el nuevo Auditorio Steve Jobs. La última versión del smartwatch más popular del mundo viene con una característica que muchos ya demandaban y que ha sido acogida con especial entusiasmo, que no es otra que la adición de conectividad a las redes móviles sin necesidad de tener el iPhone cerca.

En otras palabras: se puede hacer uso de internet, llamadas y mensajes sin depender de la conexión con el teléfono. Hasta aquí, todo bien. El problema ha sido cuando hoy han comenzado a hacer acto de presencia los análisis de algunos medios estadounidenses que ya han podido tener en sus manos –o en sus muñecas, mejor dicho– el Apple Watch Series 3 y se ha descubierto que algo no parece funcionar del todo como debería respecto a la nueva característica del dispositivo.

Básicamente, estos problemas se reducen a errores de conectividad constantes, tanto en ciudad como alejados de cualquier otro edificio o conexión que pueda interferir con el Apple Watch, que es a lo que achacan esta circunstancia desde la compañía. La propia Apple especifica que todo podría tratarse de un fallo en el software mediante el cual el reloj se conecta de manera automática a redes Wi-Fi que requieren de un registro previo (Starbucks, McDonalds, hoteles, etc...) pero sin llegar a hacer efectiva esa conexión al no aparecer la pantalla de registro en el reloj.

El dispositivo detecta, pues, que está conectado a una red (aunque realmente sea una verdad a medias, puesto que los datos no comienzan a ser efectivos hasta que no se completa el registro) y deshabilita la opción de conexión LTE. El Apple Watch se queda así sin estar conectado a la red y, por tanto, ocasionando los problemas mencionados. Así lo comentan desde la empresa:

Hemos descubierto que cuando el Apple Watch Series 3 se conecta a una red Wi-Fi desconocida sin conexión, puede prevenir en ocasiones el uso de la red de datos móvil. Estamos investigando una solución para una actualización de software futura.

Parece un error importante a tener en cuenta teniendo en mente que, como he mencionado antes, esta es la principal característica del Apple Watch. Llama la atención también que en el análisis de The Verge, la editora encargada de probar el reloj experimentase fallos también lejos de cualquier conexión Wi-Fi cercana, lo cual deja en el aire si realmente todos los problemas se reducen a estas conexiones.