Amazon y Apple van en serio en su guerra por competir contra plataformas como Netflix, Hulo o HBO, tal y como muestra una exclusiva de The Hollywood Reporter, donde se afirma que ambas compañías están luchando para hacerse con los derechos de la popular saga de James Bond.

Los derechos están en manos de Metro-Goldwyn-Mayer y de Eon Productions, que han tenido un acuerdo de distribución con Warner y Sony hasta el estreno de Spectre en 2015. Desde entonces, se encuentran negociando con los principales estudios (Sony, Universal, Fox, Warner), sin que de momento hayan llegado a un acuerdo económico, conscientes del atractivo del producto que tienen entre manos.

Eso es justo lo que pasa por las mentes de los responsables en Apple y Amazon, que ven como uno de los grandes productos de Hollywood está "libre" para ser adquirido, tras la adquisición de Marvel y LucasFilm por parte de Disney. Ambas plataformas (la de Apple todavía tiene que ser construida) necesitan, sobre todo, series y películas que cambien el juego, y el agente secreto abandera una de esas sagas que nunca pasan de moda y atraen a millones de espectadores en todas las épocas.

Tal y como han hecho desde hace tiempo Marvel con sus series y Lucasfilm con la animación en Star Wars, los expertos piensan que James Bond puede explotarse mucho más allá de las salas de cine, tanto en merchandaising como en productos visuales que formen un universo. Aun así, hay que tener en cuenta que, tal y como informó The New York Times el pasado abril, MGM sólo está interesada en vender los derechos para una película, frente a las cuatro que negoció con Sony en su día (Casino Royale, Quantum of Solace, Skyfall y Spectre). Habrá que ver si eso cambia con estos nuevos actores inmersos en la puja.