Travis Kalanick se fue de Uber, pero con él no se fueron los problemas. El servicio de transporte privado ha sido acusado de adquirir 1.000 automóviles Honda Vezel SUV para sus conductores en Singapur a pesar de que el modelo fuera retirado del mercado. Uno de los coches defectuosos ardió en llamas meses después.

La investigación realizada por The Wall Street Journal sostiene que Uber recibió correos electrónicos en los que se les alertó de un componente eléctrico defectuoso en el modelo de Honda, pero la compañía compró 1.000 unidades, las cuales fueron arrendadas a conductores en Singapur. Los automóviles fueron adquiridos en 2016 y, en enero de 2017, uno de los arrendatarios vio como el automóvil se incendió, derritiendo parte del interior del coche y agrietando el parabrisas. Por fortuna para Uber, el conductor no sufrió ningún daño durante el incidente.

La marcha del CEO de Uber no será, de ningún modo, temporal

Como el defecto ya había sido anunciado, el seguro que contrató la compañía antes dirigida por Travis Kalanick afirmó que no se haría cargo de los daños y que, en el caso del accidente del pasado mes de enero, la responsabilidad recaía únicamente en el servicio de transporte.

Uber decidió remplazar progresivamente las piezas que estaban defectuosas pero decidió no retirar los automóviles de la circulación. "Pedir a los conductores que renuncien a sus claves sin sugerir ninguna solución enviará alarmas de alarma de pánico al mercado de masas", escribió Uber en uno de los correo electrónicos digeridos por The Wall Street Journal.

Un portavoz de Uber afirmó que se tomaron medidas rápidas para solucionar el problema pero reconoció "que podríamos haber hecho más, y lo hemos hecho", en relación al nuevo protocolo para vehículos que sean retirados iniciado después del accidente.

La adquisición de los vehículos defectuosos y el accidente tuvieron lugar cuando Travis Kalanick era todavía el CEO de Uber. El rumbo que estaba tomando la compañía no gustó a toda la junta directiva, a lo que se sumaron los escándalos por acoso sexual. Kalanick decidió abandonar su puesto en la empresa y, aunque al principio se anunció que sería algo temporal, su salida ya se ha confirmado como permanente.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.