Actualmente, los usuarios de dispositivos móviles pasan el doble de tiempo en sus aplicaciones que en páginas web, y se espera que en los próximos años esta brecha se amplíe aún más. De acuerdo con cifras de la Condusef, en el primer trimestre de 2017, los fraudes cibernéticos crecieron en México 52% respecto del mismo periodo de 2016 y representan cada año una mayor proporción (del 13% al 42%).

Tal es el caso de Sarahah, la cual sirve para enviar y recibir mensajes anónimos y que en julio se situó en primer lugar de las apps más vendidas> en la tienda de aplicaciones de Apple en 30 países. Kapersky Lab advirtió que cibercriminales la están usando para enviar un mensaje que dice: "¿Quieres sabes QUIÉN te manda esos mensajes tontos? Puedes encontrar el nombre de todos los que te han escrito aquí", junto con un enlace para que los usuarios lo peguen en su navegador y luego puedan ser infectados por un virus o estafados para obtener dinero.

Zain al-Abidin Tawfiq, creador de la aplicación que ya tiene más de 300 millones de mensajes y sólo tres empleados, comentó al respecto en una entrevista para la BBC, que:

El mal uso es un reto para todas las redes sociales.

El programador saudí no profundizó en las medidas que están tomando para evitar los ciberataques, pero señaló que están implementando el bloqueo y el filtro de mensajes. No obstante, Ignacio Sotelo, director general de la Asociación Mexicana de Ciberseguridad (AMECI), sugiere desinstalar Sarahah hasta que estas brechas de seguridad sean solucionadas.

Los permisos de Sarahah son muy intrusivos.

Pero este problema no es exclusivo de Sarahah, pues todas las redes sociales, como Facebook y Twitter, así como aplicaciones de mensajería privada, como WhatsApp y Telegram, son vulnerables a la delincuencia cibernética.

Ante esta situación, el especialista en seguridad informática Lorenzo Rodríguez Martínez nos compartió las medidas de seguridad que se deben tomar en estos casos. En primer lugar, jamás hay que darle clic a los enlaces que sean enviados a través de un mensaje anónimo.

Además, por ningún motivo proporciones tus datos a un remitente anónimo. Aunque este punto pudiera sonar muy lógico, los ciberdelincuentes se las ingenian para irte embrollando hasta conseguir una respuesta de tu parte. Un claro ejemplo de ello es el mensaje del cual advierte Kaspersky Lab.

Por otro lado, no hay que tomarse personal ni hacer caso a la información que proviene de un origen anónimo. Como bien dice el dicho: "Tómatelo de quien viene", que en este caso es de "nadie". "Obviamente que de forma anónima te van a decir cosas malas", comentó Rodríguez en entrevista.

Otra recomendación del fundador de Security By Default es denunciar la situación ante las autoridades cuando se trata de mensajes continuos, que se convierten en un cyberbullying.

Sarahah, que también puede usarse desde su plataforma en línea, no es el primer servicio anónimo que existe, pues anteriormente surgieron otras páginas para enviar mensajes anónimos como seasms.com, bollywoodmotion.com y foosms.com, entre otras, y apps como Secret, Ask, Honesty-Box y Yik Yak.