Le duela a quien le duela, agosto es la antesala de la vuelta a las clases. Aunque aún parece lejano, septiembre se acerca con paso inexorable para aquellos que retoman los estudios en este mes, lo que para muchos significa que los preparativos para ello tendrán que llevarse a cabo en un futuro muy próximo. Porque, sí, volver a las clases requiere de planificación y preparación previa con el objetivo de que el periodo lectivo que está por venir se desarrolle de la mejor manera posible.

Los ordenadores portátiles se han convertido en los últimos años en un complemento casi indispensable en muchos centros educativos por ser elementos que facilitan el aprendizaje en gran medida. Esto es especialmente notable en las universidades donde tanto la toma de apuntes como la realización de trabajos complementarios han pasado a un plano virtual casi en su totalidad.

El resultado directo ante esta circunstancia por parte de los fabricantes es la venta de un amplio abanico de modelos que se ajustan perfectamente a lo que puede ser el día a día de un estudiante que no necesita ni unas altas especificaciones ni la mayor potencia en su ordenador. Estos son algunos de ellos.

LG Gram

Si hablamos de ordenadores con un peso reducido, este modelo de LG tiene que entran también en la lista, pues consigue mantenerse por debajo de la unidad (0,99 kg) a pesar de tener una pantalla que asciende hasta las 15,6 pulgadas. Se sacrifica en dimensiones respecto al MacBook, pero a cambio se gana más espacio para visualizar contenido.

Incluye una memoria RAM de 8GB, almacenamiento de 256GB SSD y un procesador Intel i7, lo cual le proporcionará la capacidad para llevar a cabo no solo la mayoría de tareas del día a día en clase, sino otras que requieran de más potencia. 1.257 €.

MacBook

Mejores aplicaciones de la semana

Los portátiles de Apple son unos grandes conocidos en todo el mundo, principalmente porque su aspecto se ha mantenido prácticamente inalterable durante muchos años. En 2015 Apple volvía a comercializar de nuevo su gama MacBook “a secas”, ofreciendo un producto similar al MacBook Air pero con unas dimensiones y peso aún más reducidos.

Con 0,92 kilogramos de peso y 12 pulgadas de pantalla, el MacBook es perfecto para llevarlo en la mochila o en una bolsa y transportarlo de esta manera a diario. No es el más potente de los que comercializa Apple, claro está, pero su procesador Intel M3, junto con 8GB de memoria RAM y 256GB de almacenamiento interno SSD serán más que suficiente para un uso no demasiado exigente. Como añadido, destacar la inclusión del Trackpad Force Touch, que reconoce diferentes niveles de presión ejercidos al pulsar sobre el mismo. 1.229 €.

Lenovo Yoga 710-14ISK

Lenovo ha conseguido atraer la atención del mercado durante los últimos años con sus convertibles Yoga. ¿Que qué son? Aún no tenemos claro cuál es la definición más correcta pero, en pocas palabras, es un portátil con pantalla táctil y reversible. De esta manera, puede hacerse uso del teclado si conviene y, si no, utilizarlo como si de una tableta se tratara.

El sacrificio más obvio que llega con esto es su peso, el cual asciende a los 2,3 kilogramos y lo sitúa muy por encima del rango en el que se encuentran los dos modelos anteriores. A cambio, una pantalla táctil de 14 pulgadas estará a nuestra disposición para interactuar con el contenido de una manera más directa. Lo acompañan 256GB de almacenamiento interno, 8GB de RAM y un Intel Core i5. 999 €.

ASUS ZenBook UX310UA

Asus hace su apuesta en la gama media-alta del mercado con un portátil que recuerda en gran medida al MacBook Air de Apple debido a su aspecto exterior metalizado y su pantalla de 13,3 pulgadas. Si se busca un ordenador con una estética parecida a los de la compañía de la manzana pero sin tener que invertir una cantidad mayor, esta es una buena opción.

Las especificaciones, sin embargo, son un poco más ajustadas que en los modelos anteriores, contando con 128GB de almacenamiento y 4GB de memoria RAM. Esto puede llegar a suponer un problema en tareas que requieran de una mayor exigencia, aunque el uso liviano y de ofimática del día a día debería poder ser desempeñado sin contratiempos. 749 €.

Acer Swift 3

El siguiente en la lista es el modelo de entrada de la gama Swift de Acer, cuya característica más conocida es la que dota a la pantalla de la posibilidad de adoptar una posición completamente horizontal respecto al teclado, aunque esto sea de dudosa utilidad.

El Swift 3 tiene un peso de 1,5 kilogramos, perfecto para desplazamientos habituales, y una pantalla de 14 pulgadas 1920 x 1080p. El procesador es un Intel Core i3, acompañado de un disco duro de 128GB SSD, las cuales no son unas especificaciones pensadas para un uso demasiado exigente, como ya hemos visto en el modelo anterior. Afortunadamente, la memoria RAM es de 8GB, lo que supone una bocana de aire fresco ante las especificaciones anteriores. 655 €.

Lenovo Ideapad 310

Quizá el Lenovo Ideapad no sea el más ligero de todos los que se encuentran en esta lista (2,2 kilogramos), pero sin duda es interesante para tener en cuenta si el espacio de almacenamiento interno es una de nuestras prioridades. Bajo su aspecto discreto se esconde una capacidad de 1TB HDD para almacenar cuantos datos se quiera, anulando la necesidad de utilizar servicios en la nube o discos duros externos que podría ser necesaria en otros modelos con una cantidad de espacio más limitada.

Cuenta con una pantalla de 15,6 pulgadas que, junto con el peso, hacen que sea quizá el más incómodo de transportar de los que se exponen en esta lista. Un procesador Intel Core i5 y 8GB de memoria RAM terminan de completar el producto. 599 €.

ASUS TP201SA

El más barato de los que aquí se encuentran es este Asus, un convertible sin demasiadas pretensiones pero que puede ser útil para tareas livianas. Su peso no llega a los 2 kilogramos (1,93 kg) y su pantalla táctil de 11,6 pulgadas es un reclamo interesante para los que quieran algo más que un portátil convencional.

Su almacenamiento interno es de 500 HDD, más que suficiente para la mayoría de usos cotidianos, pero sus 4GB de RAM y un procesador Intel Celeron de 2 núcleos lo dejan por debajo de las especificaciones de los otros modelos anteriormente descritos. Es una opción a tener en cuenta si lo que se busca es una máquina barata para visualizar contenido multimedia y tareas básicas de ofimática. 349 €.