Cerillion

Es más que probable que en las últimas horas hayas visto a algún amigo o conocido -o quizá a ti mismo- retuiteando, subiendo una captura a Instagram Stories o haciendo alusión de alguna forma a una cuenta de Netflix que dice obsequiar con un año gratis de suscripción a los primeros miles de personas que completen estas acciones. Una vez hecho esto, por supuesto, no ocurrirá nada. ¿Por qué? Fácil: porque esa cuenta es falsa y la campaña que promocionan jamás ha existido en realidad.

Cualquiera que tenga galones en las redes sociales o que esté mínimamente informado de cómo actúan de manera habitual las compañías en ellas se dará cuenta desde un primer momento que nada de verdad puede haber tras estas campañas pero, lamentablemente, otras muchas personas sí pican el anzuelo. A fin de cuentas, ese es el objetivo. Crear una iniciativa lo bastantemente atractiva como para incitar a compartir es suficiente; la desinformación, el “por si acaso” o una fe desmesurada ya se encargarán de hacer el trabajo para que la bola de nieve en las redes sociales se haga gigante en cuestión de horas.

Cuentas como @Netflix_Espana en Twitter o @Netflix.Spain en Instagram son claros ejemplos de perfiles falsos que prometen lo que nunca cumplirán, pero hay muchísimos más. De hecho, las promociones de marcas de ropa que regalan prendas porque les apetece, cadenas de electrónica que de repente deciden que sus clientes merecen una PlayStation 4 gratis o tiendas de telefonía que se quieren deshacer de los últimos modelos de iPhone porque no les caben las cajas en el almacén son habituales cada día en internet.

https://twitter.com/Netflix_Espana/status/902621021295009798

De vez en cuando, como ha ocurrido estos días, la llama se aviva con especial intensidad por la aparición de nuevas cuentas que agitan a todas las demás, pero el problema siempre está subyacente.

¿Seguro que esas cuentas son falsas? Seguro

A pesar de conseguir acumular decenas de miles de seguidores en apenas unas horas, ninguna de esas cuentas está relacionada en lo más mínimo con la empresa a la que dicen representar mediante su imagen de perfil. Por mucho dinero que una empresa gane o muy famosa que esta sea, jamás hará un sorteo masivo de productos con un elevado coste. Ni Netflix se va a gastar 6 millones de euros regalando suscripciones anuales a 50.000 personas ni MediaMarkt va a regalar miles de consolas de 400 € cada una.

Identificar si nos encontramos ante un perfil falso o ante el propio de la empresa es muy sencillo. En la mayoría de ocasiones bastará con comprobar si tiene junto al nombre un icono de color azul con una “V” en su interior, lo cual significa que la propia red social ha verificado a esta cuenta y la ha marcado como auténtica. Todas las empresas conocidas tienen sus perfiles verificados, por lo que esta criba debería ser suficiente en la mayoría de ocasiones.

No obstante, si aún se duda, siempre se puede echar un vistazo a las publicaciones y a la descripción del perfil. Los perfiles falsos suelen tener pocas publicaciones (han sido creados hace poco para un fin específico), faltas de ortografía, ningún enlace a la página web oficial, etc. Cualquier cosa que te haga sospechar, por insignificante que parezca, probablemente lo que esté gritando a los cuatro vientos sea que, efectivamente, esa cuenta es un engaño.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.