La consolidación de la compra de Mobileye parece que da sus primeros frutos. Y es que el interés del Intel por el coche autónomo, pese a no ser nuevo, se ha despertado especialmente estos últimos dos años. Para la compañía, se trata de un campo de acción muy importante de cara a mantener parte de su modelo de negocio y convertirse en un actor imprescindible de este negocio. Es por ello que la mayoría de fabricantes tecnológicos intentan hacerse un hueco en esta industria tan temprana.

Pero el cierre del acuerdo entre Intel y Mobileye va más allá de una simple compra: esta última se integrará dentro de la compañía para desplegar sinergias en el mercado de los autónomos. El punto de partida de esta nueva asociación será una la creación de una flota de 100 coches para pruebas de autonomía que Intel ha anunciado, será el punto de partida de esta nueva aventura que busca echar el resto en el futuro desarrollo de tecnología autónoma con el sello de la casa.

La intención es que sea Mobileye la que construya 100 vehículos autónomos de nivel 4 utilizando "múltiples marcas de vehículos y tipos de vehículos para demostrar la naturaleza abierta de la tecnología" y los desplegará en Estados Unidos, Israel y Europa en algún momento a finales de año. De nuevo se trata de integrar la tecnología de ambas compañías para realizar una base de pruebas que terminen por convirtiendose en uno de los núcleos más potentes de la industria de los autónomos.

La intención de este movimiento no es tanto crear coches autónomos desde cero, sino utilizar bases existentes para desplegar tecnología y que con el tiempo se pueda generar un sistema de autonomía integrable en otros fabricantes pero con la firma de Intel.

"Construyendo estos vehículos de prueba, la nueva entidad de Intel combinará las capacidades propietarias de Mobileye, incluyendo la visión por ordenador, la detección, la fusión, el mapeo y la política de conducción, con las plataformas de computación abiertas líderes de Intel y la experiencia en centros de datos y tecnologías de comunicación 5G" -
Amnon Shashua, vicepresidente senior de Intel Corporation

Es un paso más que importante, y que desde luego sitúa a Intel como uno de los actores más importantes del mercado incipente para el desarrollo de tecnología de coches autónomos.