La compañía Vector no pretende competir con empresas potentes en la industria aeroespacial. Su objetivo es lanzar satélites pequeños al espacio a través del cohete Vector-R y sus misiones son financiadas por los clientes de la compañía. Este jueves 3 de agosto, Vector ha conseguido lanzar con éxito el prototipo a gran escala de su cohete que, aunque no llegó a ponerse en órbita, sí consiguió dar un paso más para llevar a cabo su objetivo de lanzar pequeños satélites para el próximo año.

El lanzamiento se realizó desde Spacesport Camden de Georgia, Estados Unidos, una base utilizada en los años 60 para realizar pruebas terrestres con cohetes. Jim Cantrell, CEO de Vector destacó después de su éxito los esfuerzos para llevar a cabo la misión y añadió:

Juntos, estamos en la vía rápida para llegar a una capacidad orbital en 2018 y esperamos que continúe el impulso y un crecimiento sin precedentes a lo largo de este año.

El CEO de la compañía explicó que tienen pensado realizar unos seis vuelos de prueba antes de iniciar con los lanzamientos comerciales en 2018. La de este 3 de agosto fue la segunda prueba realizada y Vector espera que la tercera se lleve a cabo el próximo mes de diciembre.

El cohete Vector-R es pequeño en comparación, por ejemplo, con el Falcon 9 de SpaceX y puede transportar un máximo de 66 kilogramos. El negocio de los pequeños satélites es el nicho de mercado de la compañía estadounidense, con la que no pretenden revolucionar la industria pero sí atender a otras necesidades diferentes que las grandes empresas. Vector pretende enviar entre 400 y 500 cohetes anualmente para poner en órbita microsatélites, una misión que puede realizarse con mucho menos dinero que los lanzamientos de satélites de gran tamaño.

Además del Vector-R, la compañía está desarrollando también el Vector-H, de un tamaño un poco superior que el del prototipo que fue lanzado este jueves. Estos lanzamientos suelen tener un costo de entre 1.5 y 3 millones de dólares, mientras que los típicos lanzamientos suponen un gasto de cientos de millones de dólares en la mayoría de los casos.

Vector cuenta con el apoyo de la NASA en su objetivo de poner en órbita pequeños satélites y Ron Young, gerente del programa de oportunidades de vuelo de la agencia, afirmó que el vuelo de prueba de hoy ha sido "un logro significativo para Vector y para las iniciativas de la NASA para avanzar en las tecnologías para vehículos de lanzamiento pequeños a nivel suborbital y orbital".