Los cassettes están muy lejos de desaparecer completamente, aunque sea difícil de creer. A pesar de que las nuevas tecnologías acabaron con el uso de estos soportes tal y como las conocíamos, esta actual pieza de coleccionista sigue siendo muy útil para algunas empresas. Desde hace algunos años, IBM y Sony han seguido mejorando las cintas, las cuales son utilizadas como una manera barata de almacenar grandes cantidad de datos en poco espacio.

Este 2 de agosto, IBM ha logrado un nuevo récord al anunciar un nueva cinta magnética capaz de almacenar 330 terabytes de datos sin comprimir.

La cinta, desarrollada en colaboración con Sony Storage Media Solutions, puede ser la manera más económica para guardar grandes cantidades de datos y puede ser una alternativa al disco duro. La gran capacidad del cassette puede dificultar un poco más su fabricación, pero "el potencial de una capacidad muy alta hará que el costo por terabyte sea muy atractivo", afirmó IBM en un comunicado.

Para conseguirlo, los ingenieros de IBM y Sony tuvieron que crear una nueva cinta magnética con 201 gigabits por pulgada cuadrada. Este número es 20 veces mayor que la densidad de las cintas anteriores. Además, una mayor cantidad de información puede guardarse en el mismo espacio gracias a una capa de nanocristales que utilizan espacios de memoria de 7 nanómetros.

La época de oro para los cassettes ya pasó hace algunos años, aunque IBM y Sony siguen centrando sus esfuerzos en evitar su final definitivo. Es muy poco probable que volvamos a escuchar música a través de una cinta, aunque la serie de Netflix 13 Reasons Why nos volviera a poner en el punto de mira esta antigua práctica. Mientras que los dispositivos ya se han convertido en una pieza de coleccionista, los cassettes pasaron de los 2 megabytes en los años 60 a los 330 terabytes de almacenamiento en 2017.