Hay una queja recurrente entre los usuarios de iOS: las aplicaciones, pese a mantener funcionalidades básicas, cada vez son más pesadas. Esto no debería suponer un problema desde el momento en el que los iPhones cada vez traen más almacenamiento en su versión más básica, pero sí que representa un problema en países en los que las tarifas de datos no son tan abultadas y, en el mismo sentido, las conexión Wi-Fi no están excesivamente popularizadas, como India, uno de los mercados más importantes para Apple.

Si bien es cierto que en la mayoría de las ocasiones las apps incluyen nuevas características que disparan su peso, la realidad, tal como han apuntado varios desarrolladores de iOS a la publicación gadgets, tiene más que ver con el descuido de los grandes grupos desarrolladores que con la implementación de nuevas funciones. Facebook, Twitter o Instagram, por ejemplo, son algunas de las apps en las que más se ha notado su aumento de peso pese a no tener grandes funcionalidades, o estas no han avanzado mucho.

La razón principal, además de la ya mencionadas nuevas características o el aumento de la resolución de las imágenes, reside, entre otras, en el descuido y en la dejadez de las grandes compañías. Stephen Troughton, uno de los desarrolladores más conocidos de iOS apuntó en una entrevista en gadgets, que el aumento del peso de las apps tiene que ver con que los desarrolladores están siendo descuidados, y añadiendo más de una instancia para los mismos archivos.

Según el desarrollador, apps como la de Facebook o Twitter tienen una gran cantidad de los componentes que se desarrollan de forma independiente como instancias o marcos por grupos de desarrollo diferentes, de forma que para cada componente adicional que se añade a una una aplicación, se da una sobrecarga al estar duplicado por el otro equipo de desarrollo, que en muchas ocasiones duplican la funcionalidad que algún otro equipo escribió anteriormente, además de que la mayoría de imágenes y otros recursos antiguos se mantiene aunque ya no se utilicen.

Además, según los desarrolladores, aquellos que utilizan el lenguaje Swift de Apple, deben agregar varios componentes a sus aplicaciones que los hacen más pesados en comparación con el uso de otros lenguajes. Simplicidad por tamaño, apuntan en la entrevista a gadgets. Una aplicación típica construida con Swift requiere hasta 30 librerías de ejecución y muchos desarrolladores usan líneas de código comunes de sitios como GitHub que muchas veces no son necesarias.

Hay una razón también importante a la que apuntan los desarrolladores: el código a nivel de aplicación en iOS está cifrado, y esto genera binarios que son considerablemente más grandes que, por ejemplo, los que se usan en Android. Ben Sandofsky apunta en la misma entrevista que a menudo añadir test A/B de pruebas, como hace Twitter, genera un montón de código de seguimiento que no ofrece ningún valor para los usuarios finales, y solo para analizar el comportamiento de las usuarios. Otra razón más del aumento de peso.