En julio de 2015, cinco personas fueron asesinadas en la colonia Narvarte de la Ciudad de México. Entre ellas se encontraba el fotoperiodista Rubén Espionosa, quien había dejado Veracruz por recibir amenazas relacionadas con su trabajo. Otra de las víctimas, la activista Natalia Vera, se había mudado a la capital mexicana por el mismo motivo. Los abogados Karla Micheel Salas Ramírez y David Peña Rodríguez fueron los abogados de tres de las cinco víctimas, entre las que se encontraba una modelo, una maquiladora y una empleada del hogar. Tres meses después del asesinato y de que los abogados empezaran a investigar el caso, los profesionistas recibieron mensajes para ser espiados con el programa Pegasus.

Un nuevo informe de Citizen Lab publicado este miércoles 2 de agosto afirmó que los abogados, también defensores de los derechos de las mujeres en México, fueron blanco del software espía después de que salieran a la luz las denuncias por tortura y agresión sexual a las víctimas y se cuestionara la actuación de las autoridades mexicanas. Según se declaró, el móvil del multifeminicidio y el homicidio podría haber sido un robo, aunque la compañera de piso de una las víctimas que no se encontraba en el momento del asesinato afirmó que solamente se llevaron 6.000 pesos y que dejaron varios objetos de valor.

Los mensajes infectados fueron enviados por primera vez en septiembre de 2015 al abogado David Peña, quien recibió un enlace a una noticia en la que se le acusaba a él y otra de sus compañeras de una extorsión. En octubre, a Karla Micheel Salas se le informó de una supuesta muerte con los detalles del funeral en un enlace infectado. El número coincide con el que envió mensajes con el spyware Pegasus al periodista Carlos Loret de Mola.

Citizen Lab, la organización que está investigando Pegasus junto con Article 19 y R3D, explicó que ya han identificado 21 casos de espionaje con el virus Pegasus. Periodistas mexicanos como Carmen Aristegui, políticos del Partido de Acción Nacional (PAN) e investigadores del caso Ayotzinapa fueron otras víctimas del spyware vinculado con el Gobierno mexicano. En el informe, la organización explica que se ha dado un patrón en todos los casos: las personas recibieron mensajes infectados con Pegasus después de que investigaran asesinatos o delitos en el país y cuestionaran la actuación de las autoridades mexicanas.

https://hipertextual.com/2017/06/politicos-del-pan-nuevas-victimas-de-espionaje-con-pegasus

El Gobierno mexicano ha sido acusado de estar detrás del software espía. Los clientes de la empresa que lo comercializa, la israelí NSO Group, son únicamente gobiernos. Hasta el momento, el presidente Enrique Peña Nieto ha negado cualquier vínculo con Pegasus. La Procuraduría General de la República (PGR) ha iniciado las investigaciones, pero se ha pedido que se integre un panel de expertos independientes.