La pandemia mundial del síndrome de inmunodeficiencia adquirida o sida ha impulsado la búsqueda urgente de vacunas que puedan prevenir el ataque del virus de la inmunodeficiencia humana. Hasta la fecha, según la Organización Mundial de la Salud, la infección se ha cobrado la vida de más de 35 millones de personas en todo el mundo. La imperiosa necesidad de encontrar herramientas para frenar y curar la infección cuenta ahora con un nuevo aliado. Un estudio publicado hoy en la revista Nature demuestra que las vacas pueden producir anticuerpos para inhibir múltiples cepas del VIH.

El equipo de Dennis Burton, del Instituto de Investigación Scripps de la Jolla (California), ha logrado generar anticuerpos ampliamente neutralizantes contra el VIH tras inmunizar de forma repetida a vacas con una molécula similar a una proteína presente en la cubierta del virus. Este tipo de anticuerpos son capaces de bloquear muchos subtipos diferentes de VIH, una propiedad fundamental para prevenir la infección. Tras administrar la proteína BG505 SOSIP a cuatro vacas diferentes, el grupo de Burton comprobó que los mamíferos eran capaces de producir anticuerpos ampliamente neutralizantes efectivos contra el VIH de forma rápida, algo que no se ha conseguido ni en humanos ni en otros modelos animales hasta la fecha.

La mayor parte de vacunas inducen una respuesta del sistema inmunológico basada en anticuerpos neutralizantes, que se unen a los virus bloqueando su capacidad para infectar a las células. En el caso del VIH, sin embargo, no ha sido posible todavía encontrar una vacuna segura y eficaz que promueva el desarrollo de anticuerpos que puedan reconocer el virus y frenar su ataque. Los resultados presentados hoy en la revista Nature pueden ayudar en el diseño de nuevas vacunas, aunque no se sabe si el mismo enfoque exitoso en vacas funcionaría también en los seres humanos.

Anticuerpos de vaca contra el VIH

Las diferentes estrategias llevadas a cabo hasta la fecha no han logrado identificar un inmunógeno, es decir, una molécula que provoque una respuesta inmune, capaz de generar anticuerpos ampliamente neutralizantes frente al VIH mediante la vacunación. Los científicos han observado hasta la fecha que entre el 10 y el 20% de las personas infectadas con VIH pueden desarrollar anticuerpos neutralizantes de forma natural, un proceso que ocurre normalmente una vez transcurridos dos años desde el ataque del virus. Estos anticuerpos consiguen inhibir al VIH en los ensayos realizados en el laboratorio en células humanas y en modelos animales, pero no se ha logrado hasta ahora una estrategia efectiva para promover su producción a través de una vacuna.

Las cuatro vacas estudiadas, sin embargo, producían anticuerpos con un gran potencial de neutralización frente al VIH. Tras administrarles la molécula BG505 SOSIP, todos los animales desarrollaron anticuerpos ampliamente neutralizantes entre 35 y 50 días después de las dos inyecciones. Los resultados publicados en Nature muestran que, después de inmunizar a las vacas, uno de los animales produjo anticuerpos que a los 42 días eran capaces de bloquear el 20% de los 117 subtipos de VIH analizados, un porcentaje que se incrementó hasta el 96% de neutralización a los 381 días.

"Desde los primeros días de la epidemia, sabemos que el VIH es muy bueno a la hora de evadir la inmunidad, por lo que los sistemas inmunológicos capaces de producir anticuerpos ampliamente neutralizantes frente al virus son de gran interés —ya sean de la especie humana o de ganado—", asegura Anthony S. Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y de Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos. "Una minoría de personas que viven con VIH generan anticuerpos ampliamente neutralizantes, pero solo después de que pase un tiempo significativo desde la infección, un momento en el que el virus ya ha evolucionado para mostrar resistencia a sus defensas", añade Dennis R. Burton. "Las potentes respuestas del estudio son importantes porque el ganado parece producir estos anticuerpos en un período de tiempo relativamente corto, a diferencia de los anticuerpos humanos", puntualiza.

vih
Fuente: Pixabay.

Investigaciones previas habían conseguido anticuerpos ampliamente neutralizantes en llamas, después de que los camélidos sudamericanos fuesen inmunizados con proteínas de la cubierta externa del VIH. Aquel estudio, publicado en la revista PLoS Pathogens, demostraba que las llamas no solo servían como modelo de inmunización, sino que también habían ayudado a descubrir un subtipo de anticuerpos que los humanos no somos capaces de fabricar. El problema, sin embargo, es que los camélidos generaban anticuerpos neutralizantes a una baja frecuencia, por lo que no podían ser empleados como suero para desarrollar una vacuna preventiva para el VIH.

El trabajo publicado hoy recoge que las vacas son capaces de producir anticuerpos con una mayor capacidad para inhibir múltiples subtipos del virus de la inmunodeficiencia humana. Los resultados indican que algunos de los problemas a la hora de desarrollar una estrategia para frenar la infección pueden deberse al limitado abanico de anticuerpos de origen humano. Sin embargo, según el Instituto de Investigación Scripps, la rápida respuesta observada en las vacas sugiere que podrían ser un buen modelo para generar anticuerpos frente a otros patógenos y así ayudar en el diseño de nuevas estrategias de vacunación. Su trabajo es, en definitiva, un paso importante para alcanzar la tan ansiada vacuna contra el VIH, aunque todavía estemos lejos de una herramienta segura y efectiva para la práctica clínica.