Tal y como sucede con las personas, nuestros animales de compañía deben tener toda la documentación en regla. Este requisito es especialmente importante si vamos a viajar con mascotas al extranjero durante las vacaciones. Sin embargo, hace solo unas semanas el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medioambiente alertó de que se estaban detectando incidencias de forma repetida por el incumplimiento de los trámites obligatorios al trasladar animales de compañía desde España a otros países dentro y fuera de la Unión Europea.

A la hora de viajar al extranjero con mascotas, existen una serie de normas dirigidas a proteger la salud de las personas y de los animales de compañía. La documentación que debemos llevar depende del tipo de animal y del país de destino, aunque existen reglas generales a tener en cuenta antes de comenzar un viaje fuera de España. Su incumplimiento puede dar lugar a la inmovilización de las mascotas en instalaciones de cuarentena, el traslado al país de origen e incluso, en los casos más extremos, al sacrificio mediante eutanasia de los animales de compañía. Para evitar cualquier problema, desde Hipertextual recopilamos qué necesitamos exactamente para viajar con mascotas al extranjero.

Qué se considera desplazamiento con animales

El Reglamento (UE) 576/2013 del Parlamento europeo y del Consejo se encarga de regular el transporte de mascotas fuera de España. Según esta normativa, se deben cumplir tres requisitos para encontrarnos ante un desplazamiento con animales de compañía y no ante un movimiento comercial. Por un lado, los animales que vayan a ser trasladados deben ser cinco o menos, aunque existen algunas excepciones para concursos, exposiciones o actividades deportivas.

La segunda condición es que el transporte no tenga ni una finalidad comercial ni una transferencia de propiedad, tales como ventas o adopciones. La tercera cláusula es que las mascotas viajen con su dueño o con el responsable en su nombre durante el desplazamiento. Además, la normativa comunitaria permite que los animales sean trasladados en un medio de transporte separado al del dueño si el plazo no supera los cinco días en relación al desplazamiento del responsable de la mascota. En el caso de no cumplir estos tres requisitos, se considerará que se trata de un movimiento comercial y no de un desplazamiento de animales de compañía.

viajar con mascotas
Fuente: Pixabay.

Por otro lado, el Reglamento 577/2013 de la Comisión Europea establece los modelos de identificación para los documentos necesarios para los perros, los gatos y los hurones, las tres especies que deben llevar consigo pasaportes expedidos por veterinarios. El resto de especies, cuyo transporte también está regulado por la legislación comunitaria y nacional, no necesitan el pasaporte veterinario como tal.

El pasaporte para la mascota

En primer lugar, el animal de compañía ha de estar correctamente identificado con un microchip o tatuaje, siempre que este se hiciera antes de julio de 2011 y continúe legible. Así se podrá relacionar a la mascota con la acreditación oficial para que pueda ser transportado durante las vacaciones. Este título es el pasaporte veterinario, un documento obligatorio si queremos viajar con mascotas fuera de España siempre que sean perros, gatos o hurones. En el caso de las aves, en función del país al que vayamos, puede que sea necesaria la imposición de sellos en los documentos oficiales, conocida como la Apostilla de la Haya o el Reconocimiento Consular.

Según explican desde el Colegio Oficial de Veterinarios de Zaragoza, el pasaporte para los animales de compañía es un "documento necesario para que los animales de compañía puedan viajar por la Unión Europea o acceder desde otros países", que expide un veterinario del lugar de origen. La recomendación de la Federación Europea de Veterinarios es que la solicitud se realice al menos dos meses antes del viaje si el desplazamiento es en la Unión Europea e incluso con más antelación si el traslado es fuera de la UE.

viajar con mascotas
Fuente: Pixabay.

El pasaporte europeo para mascotas incluye información relacionada con el dueño del animal de compañía y datos sobre la descripción e identificación del perro, gato o hurón a trasladar. El documento además refleja los otros dos requisitos que pueden pedirnos si viajamos dentro de la Unión Europea: que la mascota esté vacunada contra la rabia y, en algunos casos, que haya recibido tratamiento contra el parásito Echinococcus.

La vacuna de la rabia

El principal requisito para que los animales de compañía puedan viajar por países de la Unión Europea es que hayan recibido la primera vacuna contra la rabia (primovacunación) como mínimo veintiún días antes del traslado fuera de España siempre que la mascota tenga una edad mínima de doce semanas. En el caso de revacunaciones, se debe aplicar la vacuna dentro del período de inmunidad establecido por el fabricante, y los datos sobre las inmunizaciones tienen que constar en el pasaporte veterinario.

Si el traslado ocurre fuera de la Unión Europea a un país con riesgo de rabia, es obligatorio realizar un análisis de sangre al menos treinta días antes para valorar que la mascota tiene anticuerpos contra esta enfermedad infecciosa. El test serológico debe tener un resultado de al menos 0.5 UI/ml. De todos modos, es importante realizar una consulta sobre los requisitos específicos de cada región para comprobar que toda la documentación está en regla. La información sobre el análisis de anticuerpos consta también en el pasaporte europeo para mascotas, un dato fundamental no solo para viajar fuera de la Unión Europea, sino también especialmente importante para entrar de nuevo en territorio comunitario.

La terapia contra los parásitos

En el caso de que vayamos a viajar al extranjero con perros es posible que se nos exija de forma adicional que el animal de compañía haya recibido terapia con praziquantel entre 24 y 120 horas antes de la entrada. Este requisito es obligatorio si el traslado es a cinco países europeos (Reino Unido, Irlanda, Malta, Finlandia y Noruega), donde se exige que la mascota haya sido correctamente tratada para evitar un parásito llamado Echinococcus multilocularis.

Al igual que sucede con la información sobre la vacuna de la rabia y los posibles análisis de sangre, los datos acerca de la terapia con praziquantel, un agente antihelmíntico que mata a los gusanos y las larvas de este parásito, también se deben incluir en el pasaporte veterinario. Allí consta la información relacionada con el fabricante, la marca del producto, el principio activo, la fecha y la hora del tratamiento, las pegatinas del producto y la identificación del veterinario que trató a nuestra mascota.