Las NES mini fue un auténtico éxito en ventas, el mismo que se augura con el lanzamiento en septiembre de la SNES mini, que a los pocos minutos de su anuncio, ya había agotados las reservas por todo el mundo. La nostalgia vende, y lo cierto es que nadie mejor que Nintendo sabe apelar a la nostalgia en los videojuegos y sacar rédito de ello, por eso, desde el lanzamiento de la NES, la mayoría de los jugadores apostaban por una continuación de esta tendencia mini.

De momento, como no podía ser de otra forma, no es más que un rumor, pero los últimos movimientos de Nintendo apuntan a la salida de una Nintendo 64 mini para el próximo ejercicio, poco más de un año después del lanzamiento de la SNES mini programado para septiembre de este año. Nintendo ya se está poniendo las pilas con el asunto, y aunque desconocemos totalmente sus planes, todo apunta a ello.

Y es que la compañía japonesa ha solicitado a la oficina de patentes europeas el trademark de la Nintendo 64, solicitando una nueva patente para el mano de la Nintendo 64. Esta solicitud se ha incluido en bienes y servicios, lo que significa que la marca es para un producto físico, una solicitud similar a la que se hizo para la NES mini y para los mandos SNES antes de que las ediciones clásicas de ambas consolas fueran incluso anunciadas:

Con esto claro, y una vez solicitado el trademark para Nintendo 64, no es para nada descabellado que el próximo otoño de 2018 tengamos en la estanterías de todo el mundo una nueva consola mini de Nintendo.