Un equipo de investigadores barceloneses y argentinos ha encontrado un mineral 'extraterrestre', la chladniita, incrustado en una roca volcánica hallada en Córdoba (Argentina). Es la primera vez que se descubre este mineral en el planeta Tierra, ya que hasta ahora solo había sido descrito en meteoritos, según anuncian los científicos en un artículo publicado en la revista European Journal of Mineralogy.

Carlos Frontera, autor del estudio e investigador del Institut de Ciència de Materials de Barcelona (ICMAB-CSIC), explica a Hipertextual que la chladniita es "un fosfato complejo cuyos núcleos principales son átomos de fósforo enlazado con oxígeno". El mineral, que pertenece al grupo de la fillowita, también contiene sodio, calcio, hierro y magnesio. En el estudio también han participado científicos de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), el sincrotrón ALBA y la Universidad Nacional de Córdoba.

"Se forma cuando el magma se va enfriando lentamente. Por eso está presente en algunos meteoritos, cuando se enfrían de forma lenta una vez que han entrado en la atmósfera, pudiendo llegar a desarrollar cristales muy grandes y espectaculares", apunta. Los fragmentos de chladniita hallados ahora tienen un tamaño mucho más pequeño, que han podido ser investigados gracias al sincrotrón ALBA. La instalación es un conjunto de aceleradores de partículas, en este caso electrones, para producir luz con la que analizar la materia y sus propiedades.

mineral
Imagen cedida por el ICMAB-CSIC.

"Es la primera vez que se encuentra en una roca de origen terrestre", destaca Frontera. Su grupo ha usado la luz del sincrotrón para caracterizar los pequeños cristales incrustados en una pegmatita, una roca ígnea que se formó en Argentina a partir del enfriamiento lento del magma volcánico. La técnica consiste en pegar una lámina muy fina de la roca a un soporte de vidrio, haciendo pasar la luz por la muestra con el objetivo de iluminar una pequeña parte del fragmento y la disfracción de cristales individuales, sin tener que destruir la roca.

El método de la microdifracción también puede ser utilizado para analizar pinturas y determinar colores que estén muy poco extendidos sobre los lienzos o para estudiar cerámicas. Según comenta Frontera, esta aproximación se había empleado anteriormente para investigar los pigmentos azules utilizados en el Románico catalán, una tonalidad debida a la helenita, un mineral presente en el Pirineo. En este caso, "no es que la estructura [de la chladniita] se haya descubierto con esta técnica, sino que hemos profundizado más en su estudio gracias al sincrotrón", puntualiza. Así han podido descubrir por primera vez un mineral 'extraterrestre' incrustado en una roca de origen volcánico de Argentina.

¿Qué es exactamente este mineral 'extraterrestre'?

La chladniita fue observada por primera vez en 1993, cuando un grupo de investigadores de Alemania y Estados Unidos descubrieron su presencia en el meteorito Carlton IIICD, que cayó a finales del siglo XIX en el condado de Hamilton, situado en Texas (Estados Unidos). La pieza se conserva en la actualidad en el Arthur Ross Hall of Meteorites del Museo Americano de Historia Natural de Nueva York.

Desde entonces, los científicos habían descrito este fosfato complejo en otros meteoritos similares, caracterizados por haber sufrido procesos de fusión y diferenciación similares a los de las rocas ígneas, formadas cuando el magma de los volcanes se enfría y solidifica. Su existencia fue certificada por el Comité de Nuevos Minerales y Nombres de Minerales de la Asociación Mineralógica Internacional.

mineral
Superficie del meteorito Carlton IIICD. Fuente: Opacity (Flickr)

Las investigaciones realizadas hasta la fecha sobre la forma de la chladniita, como una investigación publicada por el Instituto Lunar y Planetario de la NASA, demostraron que el mineral posee una estructura trigonal. Los fragmentos encontrados han revelado además que la chladniita es incolora y transparente cuando se pulveriza.

El nombre de la chladniita alude a uno de los pioneros en el estudio de los minerales, el también músico alemán Ernst Florens Friedrich Chladni, tal y como publicaron en la revista American Mineralogist. La comunidad científica había homenajeado anteriormente al físico, que realizó también estudios sobre el sonido y la resonancia, nombrando en su honor uno de los cráteres situados en la parte central de la Luna.