Microsoft quiere que el internet llegue más lejos y quiere conseguirlo a través de los canales de televisión que no se utilizan. Los conocidos espacios en blanco entre las emisiones serán los responsables de llevar internet a zonas rurales de Estados Unidos. La compañía planea iniciar un servicio de banda ancha en 12 estados como Arizona o Kansas, donde millones de personas en zonas alejadas tienen acceso limitado a internet o no es de alta velocidad, informó The New York Times.

Estados Unidos también es víctima de la brecha digital y algunos pueblos situados en zonas remotas del país no cuentan con una red disponible porque para los proveedores supone un gran gasto llevar hasta allá su infraestructura y que sea aprovechada por unos pocos.

En este contexto, los canales de televisión que no son utilizados pueden servir como una conexión Wi-Fi. La entrega de banda ancha a través de espacios blancos cubren distancias mayores que un router inalámbrico y el internet es más potente por las frecuencias que consiguen penetrar cualquier tipo de obstáculo. La compañía, sin embargo, no se convertiría en un operador de telecomunicaciones, ya que trabajará con proveedores locales para invertir en los costos y repartirse luego las ingresos.

El uso de esta tecnología no es algo nuevo. Otras compañías han investigado la posibilidad de llevar internet a través de los canales de televisión, ya que tiene muchas ventajas. Esta tecnología se llama Red de Área Regional Inalámbrica (WRAN, por sus siglas en inglés) o, coloquialmente, Super Wi-Fi por su mayor potencia y penetración. El único requisito es que las televisiones de los usuarios tengan conexión satelital y estén equipadas para recibir la señal Wi-Fi.

Microsoft ha iniciado las conversaciones con reguladores federales y estatales para poder utilizar los canales de televisión en blanco y ha animado a otros inversores a apoyar el fomento de la tecnología en zonas rurales. El apoyo de inversores podría ser clave para este proyecto ya que, a pesar de las oportunidades de esta tecnología, existen en Estados Unidos pocos fabricantes que estén desarrollando las herramientas necesarias para que los espacios blancos se convierten en una red Wi-Fi. Por ello, los dispositivos necesarios son escasos y tienen un precio alto, unos 1.000 dólares cada uno, afirmó The New York Times. La compañía de software anunció que ha abierto sus patentes en tecnología y se ha asociado con algunos de los fabricantes para intentar disminuir los costos, los cuales podrían descender hasta 200 dólares según la empresa.

Por otro lado, algunas cadenas televisivas no están de acuerdo con el plan de Microsoft y argumentan que la instalación de dispositivos en espacios en blanco podría tener consecuencias negativas para la señal de otros canales.

Hasta la fecha, la tecnología de Microsoft es más una oportunidad que una solución para los habitantes de pueblos rurales en Estados Unidos. Todavía necesitan los permisos para llevar a cabo el proyecto y, a pesar de que ya existe la tecnología, los dispositivos siguen siendo caros. Sin embargo, la iniciativa es una de las más avanzadas y podría acabar con la brecha digital en Estados Unidos.

El proyecto de Microsoft no es el único. En julio de 2016, se otorgaron las dos primeras concesiones de telecomunicaciones en comunidades indígenas de México, donde también se registran problemas para que llegue el internet. En este caso, los habitantes utilizar su derecho de administrar y adquirir su propia red para teléfono e internet.

Por otro lado, Facebook está llevando a cabo su proyecto Free Basics para llevar internet a zonas recónditas a través de un drone, el llamado Aquila. El dispositivo está pensando para que pueda llegar a una altura entre los 1.800 y los 3.000 metros para que acceso a la red desde el aire. La iniciativa ha sido criticada por violar la neutralidad de la red y el internet de Mark Zuckerberg podría estar restringido a las páginas y contenidos que van acordes con la compañía y sus socios comerciales.