Sole Treadmill

¿Cuántas madres estarán regañando a sus hijos en este momento por utilizar demasiado el celular? ¿Y cuántas se preguntan qué harían los jóvenes de hoy en día sin tecnología? Seguramente más de las que nos imaginamos. Desde la irrupción de las redes sociales, el uso de los dispositivos móviles ha tenido un gran incremento y, por otro lado, los servicios de streaming como Netflix han llevado la tecnología a las pantallas de nuestras computadoras o celulares y al salón de nuestras casas.

En México, 62.4 millones de personas tienen acceso a Internet y el 75% de la población utilizan smartphones, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). A pesar de que algunos estudios han arrojado datos negativos sobre las consecuencias de estar todo el día pegado al teléfono, muchos mexicanos tienen todavía una gran adicción a los teléfonos celulares. Y no son los únicos.

El 34% de la población de 17 países diferentes ha admitido que tiene dificultades para separarse de sus aparatos electrónicos, a pesar de que son conscientes de que deberían hacerlo, afirmó una investigación de GFK. El estudio añade que los adolescentes y las personas con un mayor nivel económico son los grupos que probablemente afronten una mayor adicción.

Respecto a los países, China es el que tiene que afrontar mayores retos. El 43% de sus habitantes destacó que tiene muchos problemas para tomarse un descanso tecnológico, lo que posiciona al gigante asiático como el país donde los dispositivos móviles tienen un mayor papel a nivel social. Los otros cuatro países con mayor adicción a los celulares u otros aparatos electrónicos son Brasil, Argentina, México y Estados Unidos.

En el caso de México, un 38% de los habitantes ve como algo complicado desprenderse de sus celulares, mientras que un 20% lo considera algo fácil. La gran penetración de la tecnología en el país puede ser uno de los motivos del gran consumo aunque, según estudios psicológicos, la adicción a la tecnología puede ser una consecuencia del estrés.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) posicionó a México como el país más estresado del mundo, seguramente por el número de habitantes y de movimiento de la Ciudad de México. Según explicó Erika Villavicencio Ayub, investigadora de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), esta ansiedad puede derivar en lo que se denomina una «tecnoadicción» y que se caracteriza por una necesidad de obtener siempre los últimos productos en tecnología, además de estar muy activos en las redes sociales.

Estos niveles de adicción o de dependencia a los dispositivos móviles, sin embargo, parecen estar centrados solamente en ciertos lugares del país. Mientras que la Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara y otras ciudades del país cuentan con una buena penetración de smartphones, el desarrollo de otras ciudades o pueblos no ha permitido al acceso a los dispositivos para los habitantes de todo el país, según el Índice de Innovación de la Sociedad.

A pesar de las diferencias entre los países, América Latina se ha posicionado en los últimos años como uno de los principales mercados de los teléfonos celulares. Un estudio de GSMA de 2016 pronosticó que a finales de esta década las personas que utilizan sus dispositivos móviles para acceder a internet en América Latina crecerá un 50%, llegando a un número total de 450 millones de usuarios de internet móvil en el continente.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.