La fase temprana de inversión es una de las más importantes del sector emprendedor. Ellos, a grandes rasgos, tienen el importante papel de discernir, en primera instancia, qué compañías de reciente creación recibirán una pequeña cantidad de dinero y cuáles no. Y encontrar al próximo Facebook con sólo unos meses de vida es bastante complicado; y si no que se lo digan a Yahoo! que rechazó comprar la red social en su momento.

Uno de estos fondos, el luxemburgués Mangrove Capital, se ha posicionado como uno de los más populares a nivel europeo. Y también en Israel, uno de los focos de startups que más ha atraído al fondo desde el primer momento. El resultado es que desde el año 2000. momento en el que se gesta el fondo para startups ya han invertido en 130 empresas y cuentan con ejemplos como Skype y Wix entre sus éxitos más destacados. Y de ese número de empresas se traduce a su cobertura financiera de 1.000 millones que tiene bajo sus tentáculos a lo largo y ancho del continente.

En este contexto, Mangrove acaba de anunciar su nuevo fondo: Manglar V. Capitalizado con 170 millones de dólares, su objetivo es seguir creciendo tanto en Europa como en Israel durante los próximos años. Y ya de paso, seguir buscando a la próxima gallina de los huevos de oro.

Muchos han criticado el pequeño tamaño del fondo, que comparado con el anunciado por Atomico hace unos meses de más de 700 millones, hace que las comparaciones sean odiosas. Pero el objetivo de Mangrove, propio de los fondos semilla, es diversificar su riesgo invirtiendo poco en un gran número de empresas.

Y en España, ¿qué?

Mangrove es la inversora que cuenta con privilegio, según se mire, de haber invertido en Wallapop. Aunque como siempre, el monto de la inversión ha quedado como uno de los secretos mejor guardados de la historia del emprendimiento español. Pero no ha sido la única. LetGo, su socia y propietaria del negocio en Estados Unidos, también se ha visto beneficiada por el brazo inversor de Mangrove. De hecho, es posible que se trate de una de las rondas de financiación más grandes del fondo. En 2017, el VC aportaba 175 millones de dólares en una ronda Serie C a la competidora de eBay en Estados Unidos.

Red Points consiguió levantar 2 millones de euros en una ronda Serie A en 2006, y en julio de este mismo año, Badi se hacía con 3 millones del fondo luxemburgués. Si todo va como lo previsto, lo más seguro es que de esos 170 millones de inversión previstos alguno vaya a parar a alguna startup del sur de los Pirineos.